«No son solo los bancos arcoíris, es un gesto que se une a otro»

Los colectivos Disex Asturies, Bujarra, Kaleide y Xega se dieron cita en la Escandalera para luchar por los «bancoiris», pero sobre todo por el significado simbólico de estos

Concentración organizada por los colectivos LGTB en La Escandalera
Concentración organizada por los colectivos LGTB en La Escandalera

Redacción

La plaza de La Escandalera se convierte una vez más en el escenario de una de las tantas manifestaciones que se convocan en este lugar, pero, además en esta ocasión se ha transformado en protagonista de la misma. Cuatro colectivos LGTBI del Principado, Disex Asturies, Bujarra, Kaleide y Xega, han unido sus fuerzas para concentrarse en La Escandalera y reivindicar, ya no solo la permanencia de los «bancoiris» en la plaza, sino su derecho a reunirse en ella para manifestarse. «Ya no es cosa sólo de los bancos, es que se trata de un gesto que se une a otro. Ya el primer gesto que realizó el actual gobierno en contra del colectivo LGTBI fue situar la bandera el día del orgullo en la fachada de enfrente en lugar de en la del propio Ayuntamiento. Ahora, quieren desterrar los bancos. Son dos gestos negativos que vienen precisamente del teniente de alcalde, que dice que no hay que mirar tanto los gestos sino las acciones, y ya han tenido dos gestos y ninguna acción, lo que dice mucho de parte de ellos», explica Marián Lago, presidenta de Disex.

Un miembro de cada asociación participante en la manifestación sujeta una pancarta en favor de los «bancoíris»
Un miembro de cada asociación participante en la manifestación sujeta una pancarta en favor de los «bancoíris»

Esta manifestación se une a otras concentraciones que ya se han venido celebrando por parte de diferentes organizaciones desde que el alcalde asegurase que los bancos iban a ser eliminados. A pesar de esa contundencia del mensaje de Canteli, este tipo de citas seguirán organizándose, aunando la fuerza de todas las asociaciones LGTBI asturianas, ya que «se está viendo un ataque frontal hacia los derechos de las personas LGTBI por parte de los partidos de la derecha», asegura Lago. Y a pesar de que el trasfondo de la manifestación es mucho más profundo, también se habló de los «bancoíris». Los colectivos creen que la excusa del gobierno ovetense es muy pobre, ya que «aseguran que están deteriorados, pero al mismo tiempo dicen que quieren ponerlos en La Losa. No sé si es que La Losa es una plaza de segunda para ellos o cuál es el motivo», cuestiona la presidenta de Disex.

A este pensamiento se adhieren muchos de los asistentes hoy a esta concentración, como la portavoz de Somos Oviedo, Ana Taboada. «Más allá de lo simbólico creemos que están intentando justificar un cambio innecesario de la plaza para erradicar cualquier símbolo que represente la diversidad en Oviedo, que ha sido un ejemplo de ciudad abierta. Que pinten los bancos que vayan a poner aquí de color arcoíris si lo que les molesta es solo el estado en el que se encuentran estos», asegura Taboada. Otros políticos de la ciudad también quisieron mostrar su apoyo a esta causa con su asistencia, como por ejemplo los socialistas Marisa Ponga y Diego Valiño.

Pero además los colectivos LGTB no han querido olvidar que La Escandalera ha de ser reivindicada como un lugar de encuentro en el que se suceden la mayor parte de las manifestaciones que se celebran en Oviedo, y que el gobierno no puede vetar. «Esta plaza se utiliza muchísimo para reivindicaciones, como las concentraciones de primer miércoles de cada mes de Muyeres en Llucha, Fridays for future, o la concentración republicana cada año durante los Premios Princesa de Asturias. Es una plaza muy importante a nivel reivindicativo y mucho nos tememos que este sea un primer paso para que esta plaza deje de ser eso, un sitio visible y que quieran llevarnos a todos a un sitio más apartado para que la gente crea que si no nos ve manifestarnos todo está bien», argumenta Lago.

Y es que la comunidad LGTB sabe de lo que habla, ya que son décadas las que llevan en esta lucha social. Buen ejemplo de ello es uno de los presentes en la manifestación, José Romero, quien participó en la primera manifestación en favor de los derechos LGTB que se celebró en España, concretamente en Barcelona, en 1977. Él es, además, un cineasta que ostenta las únicas imágenes que se grabaron desde dentro de aquella manifestación, y creó con ellas Abajo la Ley de Peligrosidad Social, el único documental existente desde dentro de la manifestación. Romero, que actualmente también lucha por el movimiento pensionista, se presentó en La Escandalera con una pequeña pancarta que afirmaba que «Vetusta se lleva en el ADN». Con esta referencia a la novela La Regenta de Leopoldo Alas Clarín, explica su postura con respecto a la actualidad del colectivo LGTBI al que lleva tantos años perteneciendo.

Los colectivos Disex Asturies, Bujarra, Kaleide y Xega, pintan en La Escandalera una bandera LGTB del mismo tamaño que la bandera de España colocada por el gobierno
Los colectivos Disex Asturies, Bujarra, Kaleide y Xega, pintan en La Escandalera una bandera LGTB del mismo tamaño que la bandera de España colocada por el gobierno

Romero tiene tan claras sus ideas, que explica así el porqué se presenta con ese mensaje en La Escandalera. «Vetusta retrata una sociedad retrograda provinciana que, a pesar de no representar a todos los ovetenses, representa a los señores del PP y sus ideales. De ahí que diga que lo llevan en el ADN. Yo no necesito que pongan una bandera para decir que soy español, mi españolidad la llevo yo sin gastarme todo ese dinero que ellos se han gastado en esta bandera tremenda. En este caso, ya no es cuestión de los bancos, sino de lo que hay detrás de ellos. Su idea es cerrar la plaza para que nadie se pueda manifestar aquí bajo ningún concepto, por ningún motivo. Los bancos me dan lo mismo, que los pinten del color que quieran, mis ideales no me los van a quitar por ello, pero no quiero que me quiten mi derecho a manifestarme». La manifestación culminó con música, y con varios miembros de los colectivos participantes pintando una bandera LGBT del mismo tamaño que la bandera de España colocada por el gobierno ovetense en la misma plaza el pasado mes de diciembre. 

Somos cifra en 43.000 euros el precio de retirar los bancos arcoíris de la Escandalera

La Voz
Anabel Santiago, concejal de Somos
Anabel Santiago, concejal de Somos

La formación morada considera que la decisión del bipartito «deja entrever la homofobia del PP y Ciudadanos»

La concejala de Somos Oviedo Anabel Santiago ha cuestionado el «despilfarro» de 43.000 euros que supondrá retirar los bancos arcoíris de La Escandalera, una decisión del bipartito «que deja entrever la homofobia del PP y Ciudadanos».

La edil ha pedido a ambos partidos que aprovechen los propósitos del nuevo año para abandonar ideas retrógradas e intolerantes y se concentren en gobernar retomando proyectos como el de la recuperación del entorno del Campo San Francisco, una iniciativa que incluye la rehabilitación del Paseo de Los Álamos y mejoras en La Escandalera. «En lugar de gastarse 43.000 euros en la adjudicación vía contrato menor de una actuación que nadie ha reclamado como es la retirada de los bancos, deberían licitar el proyecto de mejora del entorno del Campo San Francisco, que contó con un proceso de participación ciudadana realizado en colaboración con el Colegio de Arquitectos y el posterior concurso internacional de ideas, de cuyo resultado nada se sabe», ha añadido.

Seguir leyendo

Comentarios

«No son solo los bancos arcoíris, es un gesto que se une a otro»