Usuarios y profesionales tachan de «parche» la reforma de la atención primaria en Asturias

E. G. B. REDACCION

ASTURIAS

Protesta de Atención Primaria en Marcha en Gijón
Protesta de Atención Primaria en Marcha en Gijón Atención Primaria en Marcha

Reclaman que se aseguren recursos suficientes para garantizar que haya personal de todas las categorías en número suficiente y con estabilidad laboral

27 ene 2020 . Actualizado a las 18:55 h.

No va a dar respuesta a las necesidades y los retos a los que se enfrenta la Atención Primaria en Asturias porque no entra en el problema de raíz y, además, impone medidas que constituyen un «retroceso democrático». Esta es la opinión sobre del movimiento Atención Primaria en Marcha, formado por profesionales y usuarios de los centros de salud de Gijón, sobre el decreto con el que la Consejería de Salud del Principado ultima la reforma organizativa de la Atención Primaria en Asturias, que tachan de «parche» y, además, «realizado sin el concurso de los propios interesados».

Desde el movimiento, que hoy convocó una concentración en el centro de salud de El Llano, se considera que «no se puede construir la atención primaria que queremos a golpe de decreto y mucho menos cuando no se asegura una mínima infraestructura». Además, reivindican el papel central que debería tener la atención primaria, ya que la raíz del problema es precisamente la orientación hospitalocéntrica del sistema. Desde el movimiento que defiende la atención primaria, consideran que habría que establecer unos ratios máximos de población por profesional, tanto médico - enfermero, como del resto de personal que trabaja en los equipos de atención primaria (EAP).

En este sentido, aseguran que la figura de un director del EAP, de nueva creación, «supone un retroceso democrático, en tanto puede convertirse en una correa de transmisión de la gerencia, así como un posible caballo de troya en la constitución de unidades de gestión clínica». También consideran que el cambio organizativo debería ser profundo, «liberando personal y tiempo necesarios, y un modelo de participación que no tenga miedo de que las personas puedan tomar decisiones».