Los impagos del Estado abocarían a Asturias a incumplir el déficit

L..O.

ASTURIAS

Ana Cárcaba y  María Jesús Montero
Ana Cárcaba y María Jesús Montero

Hacienda se resiste a abonar la liquidación de 75 millones pendientes del IVA y el Principado sólo puede excederse en alrededor de 23 millones

29 ene 2020 . Actualizado a las 10:50 h.

Las reglas para el control del déficit en las comunidades autónomas las fija el Estado y son estrictas, por ejemplo cuando se presente el balance de 2019 Asturias no podrá exceder el 0,1% de su PIB (es decir, alrededor de 23 millones de euros). Sin embargo, en buena medida y especialmente en el caso del Principado, las cuentas regionales dependen de que el Ejecutivo central cumpla con los pagos previstos en la financiación autonómica. Y no lo está haciendo. El Gobierno asturiano anunció ayer que no renuncia a acudir a los tribunales para reclamar la liquidación del IVA del último mes de 2017, que causó un quebranto de unos 75 millones. Hacienda se niega a aportarlo y de consumarse el impago, cuando llegue el mes de abril y se comunique el estado de las cuentas autómicas, el Principado se encontraría superando tres veces el límite fijado por el Ministerio precisamente porque el mismo departamento se niega a abonar lo que le adeuda.

La propia consejera de Hacienda asturiana, Ana Cárcaba, advirtió de esta situación el pasado mes de noviembre, en una de sus primeras comparecencias en la Junta General para explicar las prioridades de su departamento. Fue allí, tal y como recogió La Voz de Asturias, que la no llegada de esos millones pendientes desde 2017 puede hacer que el Principado incumpla el objetivo del déficit en este ejercicio 2019. «Claro que hay un riesgo de incumplimiento», señaló Cárcaba a preguntas de la portavoz de Ciudadanos, Laura Pérez Macho.

Toda esta situación arranca del último mandato de Rajoy cuando se prorrogaron los presupuestos generales del Estado. El entonces ministro de Hacienda, Cristobal Montoro congeló la traspaso de relevantes fondos a las comunidades, desde las entregas a cuenta a la liquidación del IVA, algo que supuso para Asturias una merma de más de 100 millones de euros para sus arcas. Tras la moción de censura y las dos convocatorias electorales, el nuevo ejecutivo de Pedro Sánchez arregló el caso de las entregas a cuenta (que se fueron traspasando a Asturias en meses sucesivos ya el año pasado) pero se resiste a cumplir con la liquidación del IVa toda vez que, según la ministra Montero, el mecanismo previsto para pagar esa deuda estaba en los primeros presupuestos de Sánchez que no salieron adelante. El Principado confiaba en que se pudiera recuperar el mecanismo en los nuevos presupuestos de 2020, pero la reiterada negativas en las últimas semanas de Hacienda le llevó a plantearse la reclamación por vía judicial.