RTPA y otras trece cadenas de televisión, imputadas por el fraude de la «rueda»

La Voz REDACCIÓN

ASTURIAS

Sede de la RTPA, en Gijón.Sede de la RTPA, en Gijón
Sede de la RTPA, en Gijón rtpa

Las televisiones obtenían ingresos millonarios por los derechos de autor de contenidos musicales emitidos en programas nocturnos

04 feb 2020 . Actualizado a las 17:19 h.

El juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno ha imputado a 14 entes televisivos, incluidas las principales cadenas de televisión, por el supuesto fraude de la rueda por el que presuntamente se obtenían ingresos millonarios por derechos de autor de contenidos musicales emitidos en programas nocturnos. El magistrado les atribuye en un auto un delito de corrupción en los negocios cometidos por medio de organización y/o grupo criminal y les da un plazo de cinco días para personarse en la causa.

Los investigados son: Radiotelevisión española, Atresmedia, Mediaset, Canal Sur, Televisión de Extremadura, Radiotelevisión del Principado de Asturias, Televisión de Galicia, Radiotelevisión de Aragón, Televisión de las Illes Balears, EITB, Telemadrid, Televisión Pública de Canarias, Radiotelevisión de Castilla y León y Televisión de Castilla La Mancha. Según la Audiencia Nacional, la Fiscalía de la Audiencia Nacional presentó una denuncia en 2016 a raíz de denuncias formuladas por distintas asociaciones y socios individuales de la SGAE que ponían en conocimiento la existencia de un grupo de socios de esta sociedad que desde hacía 10 años venían realizando actuaciones irregulares respecto al registro y/o modificaciones de obras musicales.

Así, el magistrado detalla en el auto notificado el funcionamiento de esta operativa conocida en el sector como «La Rueda», que consiste en el registro fraudulento de supuestas modificaciones de obras originales como si se tratase de obras nuevas, sin variación alguna de la auténtica y original, en la mayor parte de los casos; en otros casos, se realizaban ligeras modificaciones respecto a la partitura original. Esos registros, explica Moreno en el auto, se realizaban bien a nombre de los denunciados o personas de su entorno o a nombre de sociedades creadas a tal fin como cesionarias de los derechos de autor. Esa operativa, añade el juez, la iniciaban los investigados mediante el «contacto con jóvenes estudiantes de obras clásicas en conservatorios a quienes se les ofrecía aparecer en televisión interpretando alguna de esas obras».