Coya se llena de carteles para denunciar la inmatriculación de la casa parroquial

Carla Vega REDACCIÓN

ASTURIAS

Los vecinos de Coya defienden su casa rectoral
Los vecinos de Coya defienden su casa rectoral

Tratan de evitar de este modo que futuros compradores se plantee adquirir el inmueble que la administración diocesana pretende vender

08 mar 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Ni un paso más. Eso es lo que parecen querer decir los vecinos de Coya, un pueblo de Piloña, a la administración diocesana que pretende vender una casa que hasta hace bien poco para los vecinos era suya. Desde que descubrieron que la casa que ellos mismos habían levantado con su dinero y esfuerzo, y en la que pretendían dar cobijo a una familia del pueblo que pasaba por un mal momento económico, era propiedad de la iglesia, no han dejado de intentar buscar una solución.

La casa está escriturada desde 1964 por parte de la iglesia, y tras asegurarle a la familia que se hospedaría en ella que, por un pequeño alquiler, podrían hacerlo, han «desaparecido» y cambiado las cerraduras. Los que iban a ser los futuros inquilinos de esa casa ya habían realizado reformas en la misma y de golpe y porrazo se encuentran de nuevo con una traba más. Los vecinos de Coya no están dispuestos a pasar por eso sin obtener ninguna explicación, y mucho menos tras descubrir que la intención de la administración diocesana es vender la propiedad.

Para ello, han llenado de pancartas el campo de la iglesia, los caminos y los prados, denunciando su situación. Con mensajes como «No estoy en venta», «Coya no vende La Rectoral» o «esta casa es del pueblo y no se vende», varias decenas de vecinos se plantaron para protestar. Con esta maniobra buscan que todo aquel que esté interesado en adquirir la casa sepa cuál es la situación actual entre los vecinos y la iglesia. Esperan que, con los carteles, la gente pierda el interés y esto empuje a la administración a ofrecerles una explicación. Junto a las pancartas, también han impulsado una recogida de firmas durante la concentración, para apoyar a la familia necesitada en su lucha, una lucha que se ha convertido en la de todos.