La caída en la producción del automóvil empuja a un ERTE en Saint-Gobain

La compañía negocia con los sindicatos la medida que afectará a Avilés y Tarragona

Instalaciones de Saint Gobain, en Avilés
Instalaciones de Saint Gobain, en Avilés

La dirección de Saint-Gobain ha planteado un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) en su planta avilesina debido a la crisis derivada del Covid-19 por la caída de la demanda en el sector automobilístico, cuyas dimensiones negocia con los representantes sindicales desde la mañana de este miércoles.

Fuentes sindicales han indicado a Efe que, de momento, no está claro si va a afectar a la línea de Sekurit, que de facto ya está paralizada desde las 14:00 horas, u otras divisiones de esta fábrica que da empleo directo a 470 trabajadores. 

La medida también podría afectar a la industria auxiliar de una planta muy vinculada a la industria del automóvil. CCOO ha enviado un comunicado para explicar que el ERTE se plantea para toda la sociedad de Saint Gobain, pero de momento solamente se aplicará a la división del automóvil de Avilés y Arbós, en Tarragona.

Según ha confirmado a Europa Press el presidente del comité de empresa de Saint Gobain Avilés, Jesús Moro, el anuncio que se ha realizado en algunos medios de comunicación de que iba a cerrarse toda la actividad en la planta avilesina «es incierto», ya que las negociaciones están abiertas con la patronal a lo largo de la tarde del miércoles.

La crisis sanitaria del Coronavirus no es el principal motivo del posible Expediente de Regulación de Empleo, sino que «el cese de actividad de empresas de coches que son los principales clientes han dejado a la fábrica sin demanda de trabajo, y entonces el ERTE sería para parte de la actividad de la fábrica, aunque faltan muchos detalles por concretar», ha finalizado Jesús Moro.

La industria asturiana teme el desabastecimiento

Marcos Gutiérrez
Vista exterior de las instalaciones de Asturiana de Zinc en Avilés
Vista exterior de las instalaciones de Asturiana de Zinc en Avilés

Los sindicatos alertan de que habrá «una parálisis» en el sector si se corta radicalmente el flujo de materias primas a las empresas

El grueso de la industria asturiana se está enfrentando a un escenario inédito que pasa, por un lado, por minimizar el riesgo de contagio en sus instalaciones y, por otro, por continuar con su producción con toda la normalidad que permite una situación global imprevisible.  Pese a que, de momento, la cuarentena y el cierre de fronteras no se ha dejado notar en su día a día, lo cierto es que no todas las compañías asturianas pueden garantizar que su actividad y capacidad de aprovisionamiento no se vayan a resentir en unos días, semanas o meses. De hecho, una firma como Vauste ya ha presentado una regulación temporal de empleo, entre otras causas, por la carencia de piezas para desarrollar su labor.

Seguir leyendo

Comentarios

La caída en la producción del automóvil empuja a un ERTE en Saint-Gobain