Estos son los recursos que se podrían movilizar en la sanidad privada asturiana

Carmen Liedo REDACCIÓN

ASTURIAS

Imagen de una médica con utensilios sanitarios
Imagen de una médica con utensilios sanitarios google

Los cuatro centros hospitalarios de la región que no tienen conciertos suman más de 200 camas, además de UCIs y quirófanos

30 mar 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Desde que el Gobierno central decretara el estado de alarma, todas las instalaciones sanitarias de carácter privado han quedado bajo el mando de las comunidades autónomas por si sus dependencias asistenciales fueran necesarias para hacer frente a la pandemia generada por el virus COVID-19 ante la saturación de los centros públicos. Pero ¿cuáles son esos recursos que se podrían movilizar de la sanidad privada asturiana contra el coronavirus? Según el último Catálogo Nacional de Hospitales publicado por el Ministerio de Sanidad (actualizado a fecha 31 de diciembre de 2018), Asturias cuenta con un total de 16 hospitales privados entre los benéficos y no benéficos. Si bien los primeros tienen conciertos con la sanidad pública, no ocurre lo mismo con los segundos.

Tirando, por tanto, del mencionado catálogo, de las 3.785 camas hospitalarias con las que cuenta la región, 1.010 se corresponderían a los 16 hospitales particulares. No obstante, algunos de éstos son monográficos, dedicados a la psiquiatría, a la geriatría o son centros de larga estancia para enfermos con cuidados paliativos, por lo que el Sanatorio Covadonga, el Hospital Begoña, la Clínica Asturias y el Centro Médico son los cuatro centros hospitalarios privados de Asturias. Éstos suman casi 220 camas, además de UCIs y 17 quirófanos.

Actividad adaptada al estado de alarma

Desde el Centro Médico de Asturias trasladan que desde que comenzase el estado de alarma «se ha adaptado toda la actividad a la situación y a los protocolos» por lo que, aunque no precisan en que porcentaje pudo haber descendido la actividad, es deducible que en buena medida si se tiene en cuenta que las fuentes consultadas apuntan que se han ajustado las consultas externas, las cirugías y que se derivan todos los partos a la sanidad pública «por protección de la madre y el bebé», mientras que siguen atendiendo las urgencias.