Arcelor, Azsa, Hunosa, Saint Gobain... La gran empresa ha reaccionado así ante el decreto del Gobierno

Juan M. Arribas

ASTURIAS

Planta de Azsa

Las empresas han tomado decisiones tras la confusión del lunes

31 mar 2020 . Actualizado a las 17:02 h.

Las grandes industrias y empresas asturianas han ido analizando con detenimiento el decreto aprobado por el Gobierno en la noche del domingo que limitaba la actividad productiva y que ha provocado una enorme confusión en el empresariado asturiano. Estas son las decisiones que han ido tomando algunas de las principales compañías afectadas de la región. 

ARCElorMITTAL

La multinacional ha decidido limitar su actividad al mantenimiento de las operaciones mínimas indispensables «para no causar un daño a nuestras instalacianos», según han asegurado fuentes de ArcelorMittal. La compañía ha matizado que la decisión la toma «con la información disponible en estos momentos» y ha añadido que ha optado por asegurar el suministro de material destinado a los sectores calificados como esenciales el Real Decreto. La empresa siderúrgica mantiene cerradas las líneas de producción de chapa, carril y alambrón. Los sindicatos por su parte, han afirmado que hace unos días se dejaba claro que hornos altos y batería eran un servicio esencial aunque con este nuevo decreto sí que podría afectar a algunas líneas de acabado. UGT ha recordado que ya había prevista una parada del horno alto A y el sinter. En este caso, ha indicado que afectará a una cantidad pequeña de personal, pero lo haría a una cantidad bastante de personas en el caso de que el decreto obligue a parar líneas de acabado.También repercutirá en la industria auxiliar. «Una empresa como Arcelor no se puede parar de un día para otro», ha indicado CCOO. «Para trabajar en hojalata, que creemos que es esencial, porque hacemos botes para conserveras, hay que mantener abierta la planta de aguas de arriba, y baterías y altos hornos no se pueden apagar con un botón»

AZSA

Asturiana de Zinc ha decidido producir en su fábrica de San Juan de Nieva (Castrillón) con el mismo número de trabajadores que normalmente operan durante los fines de semana, para cumplir con la nueva regulación por la que se establece un permiso retribuido recuperable con carácter general desde el 30 de marzo hasta el 9 de abril. Los fines de semana no se realizan todas las tareas que se hacen normalmente a diario y, en consecuencia, hay menos personal, y es el modo en que la fábrica de zinc encajará su producción a la nueva regulación. AZSA, que tiene una plantilla de unos 800 trabajadores, no se ha visto obligada a aplicar un ERTE