Extremar la seguridad: los sindicatos exigen menos alumnos por clase y más profesorado

Consideran que hay que planificar el próximo curso y que la experiencia vivida con la irrupción del coronavirus sirva para estar preparados por si hay un rebrote

Colegio La Gesta, cerrado
Colegio La Gesta, cerrado

Oviedo

Los sindicatos educativos asturianos, tras la reunión sectorial de Educación para abordar el final del curso, ponen la vista a largo plazo y coinciden en exigir a la Consejería de Educación que planifique ya el inicio del próximo curso escolar, en el que se debe extremar la seguridad de los alumnos, con menos estudiantes por aulas, más profesorado para ofrecerles formación y más medios informáticos. Consideran que lo que actualmente estamos viviendo, con una proliferación del coronavirus  que ha obligado al confinamiento y la docencia online tiene que servir de experiencia para iniciar el próximo curso preparados por si hay un rebrote.

Desde CCOO, su secretario general de Enseñanza, Borja Llorente, considera que hay que empezar a planificar de «manera sosegada» el próximo curso y abordar desde «una óptica preventiva aulas más espaciadas donde ya no cabe contar con grupos de bachillerato de 30 alumnos o clases de 25». En su opinión, «hay que ir a grupos más pequeños, así como que si ahora se reparten equipos informáticos, ningún alumno no cuente con los medios necesarios para seguir la enseñanza desde casa».  En una línea similar se encuentra también Suatea, su representante Tino Brugos, tras lo que se está viviendo «para recuperar las carencias de este curso hay que contar con aulas que no estén masificadas y reforzar la plantilla». En ese sentido, señala que las clases del modelo LOGSE son pequeñas y que 23 alumnos en un mismo espacio no va a poder seguir haciéndose «por lo que habrá también que adaptarlas». 

Por parte de FeSP-UGT, también se apela a las administraciones educativas para que «vayan planificando el curso 2020/21 que, a nuestro juicio, no va a estar exento de dificultades». Para tratar de salvarlas, proponen «el aumento de la inversión educativa, el reforzamiento de las plantillas docentes, la disminución de las ratios y la revisión del currículo». Todas estas cuestiones consideran que deberían empezar a ser abordadas y negociadas en las correspondientes Mesas Sectoriales. 

La convocatoria urgente de la Mesa Sectorial de Educación es una de las peticiones también de ANPE, que aboga por la puesta en marcha de programas de refuerzo en el inicio del próximo curso para aquellos alumnos que hayan acabado peor el presente curso escolar por no haber podido seguir las clases a distancia, «que tienen que venir acompañados por la reducción de ratios y la contratación de profesorado específico así como abordar la digitalización total de los centros y del alumnado, evitando la brecha digital actualmente existente», señala el presidente del sindicato educativo ANPE Asturias, Gumersindo Rodríguez, quien ha acusado a la Consejería de Educación de «pasar la patata caliente» de la planificación del final de curso a los equipos directivos y al profesorado.

Según ANPE, tras la reunión del Conferencia Sectorial de Educación, lo que se pretende es un aprobado general «encubierto» porque se pretende hacer pasar una decisión política por una decisión del profesorado, a quien se le pide expresamente «que ningún alumno se quede atrás, es decir, que nadie suspenda». Esta posición no la comparten ni Suatea ni CCOO. «Es un falso debate lo del aprobado general», indica Borja Llorente. «Dos tercios del curso están hechos, el profesorado está trabajando y va a ser él quien ponga las notas, en las que se valoran muchas cosas», indica el representante de Suatea. «La evaluación de los cursos que conducen a titulación, especialmente 2º de Bachillerato, el último curso de los Ciclos Formativos de FP y 4º de Enseñanza Secundaria Obligatoria, merecen un tratamiento específico y urgimos al Ministerio de Educación y FP a la publicación urgente de la Orden Ministerial acordada con las comunidades autónomas para regular estos aspectos», apuntaron desde UGT.

 

Con respecto a la posibilidad de apertura de los centros en el mes de julio, desde FeSP-UGT rechaza que el personal docente y no docente deba desarrollar las actividades que se realicen, y por lo tanto, en su caso, «se deberá contratar personal expresamente para estos programas, con condiciones laborales y retributivas dignas». En una línea similar se manifiesta Suatea, que no rechaza la apertura de centros en vernao como un lugar para que «socialicen los menores que saldrán con necesidades de reencontrarse y salir del estrés general de las familias»pero Tino Brugos advierte que, ya se está haciendo tipo colonias urbanas con los ayuntamientos y monitores, pero «sobrepasan los programas del profesorado». Además, puntualiza que los «profesores ahora mismo no están de vacaciones, están trabajando».

Otro de los asuntos en los que inciden las organizaciones sindicales es en las sustituciones. Tanto CCOO como Suatea resaltan que desde el día 3 de marzo no se ha realizado ninguna sustitución pese a que hubo bajas por maternidad y jubilaciones. Por eso, reclaman a la consejera de Educación, Carmen Alvarez, que se recuperen los llamamientos a los interinos ya que se están repartiendo a los alumnos del profesor que no está entre el resto de compañeros «y debido a la situación de teledocencia todo se hace más complicado y con grupos de alumnos que no conoces», explica Brugos. 

Comentarios

Extremar la seguridad: los sindicatos exigen menos alumnos por clase y más profesorado