El Grupo Riesgo anuncia una inversión de 25 millones en Avilés y A Coruña que garantiza el empleo

Propone abrir nuevas áreas de negocio como el reciclaje o la producción de energía renovable para el autoconsumo. El comité asturiano señala que es «humo»

Vista de las instalaciones de la planta de la antigua Alcoa en Avilés
Vista de las instalaciones de la planta de la antigua Alcoa en Avilés

El Grupo Industrial Riesgo ha presentado al comité de empresa de Avilés su plan industrial para la fábrica de Alu Ibérica, con inversión a corto plazo en esta primera fase de más de 25 millones de euros prevista para las plantas de Avilés y A Coruña. Según indica la compañía, el objetivo de esta inversión es garantizar «la viabilidad de la planta de Avilés y el futuro de sus 286 trabajadores, así como un compromiso de permanencia a largo plazo».

«Si no trabajamos todos juntos, no será posible desarrollar el proyecto en esta planta. Necesitamos más confianza por parte del comité de empresa de Avilés, que apenas ha escuchado nuestro plan industrial hoy, ni las acciones que hemos llevado a cabo en el último mes», dice. Añade que los trabajadores «deben ser conscientes de que las plantas ya no pertenecen a una multinacional, sino a un grupo privado cuyo único objetivo es salvar a Alu Ibérica».

Asimismo, reitera su compromiso a largo plazo a pesar «de haber recibido interesantes ofertas de compra desde el primer día». «Creemos en el futuro de las plantas y de los trabajadores. Incluso estamos pidiendo reuniones con las administraciones públicas locales y nacionales para contarles nuestro proyecto y ayudar así a la viabilidad de la fábrica», remarca el Grupo Riesgo.

José Manuel de la Uz, el presidente del comité de empresa, no se ha andado con rodeos a la hora de valorar el documento. Señala que es «humo» y que no contiene ningún compromiso expreso. Por esa razón, De la Uz ha reclamado la intervención automática del Gobierno de españa. Está convencido de que si el Estado no mueve ficha no tendrán futuro. Así de claro lo deja en un mensaje grabado en vídeo que ha colgado en el perfil de redes sociales que la plantilla utiliza para su movilización, ya desde los tiempos de Alcoa.

El plan

En cuanto al plan de reconversión industrial de la planta, apuntan que se basa en dos pilares. Por un lado, su seña será «la producción de aluminio verde sin huella de carbono con tecnología de vanguardia que garantice la máxima calidad, con el fin de posicionarse en un mercado nacional en aluminio secundario en primera línea de competencia y desarrollar el mercado internacional, explotando la máxima capacidad de las plantas». Por otro, habla de «su reconversión y transformación en alternativas eco industrial al aluminio primario, desarrollando nuevos proyectos con inversores y disponiendo de financiación adicional».

Además de la producción de aluminio como área de negocio principal, Grupo Industrial Riesgo propone el desarrollo de otras nuevas áreas como «el reciclado de chatarras de aluminio, la instalación de plantas de energías renovables para autoconsumo, el establecimiento de un servicio de ingeniería y proveedores propios, así como el desarrollo de proyectos de aluminio terciario y plantas de componentes de aluminio, entre otras cosas», informa Europa Press.

En tres fases

El plan Industrial que plantea la compañía se organiza en tres fases. En la primera, actualmente en vigor, se están incorporando profesionales especializados y cualificados que ya trabajan en determinar la aplicación de las mejoras de conversión, inversión en nuevas tecnologías y la optimización de los procesos. «Además, en esta fase ya se está llevando a cabo la conversión a gas de la planta de Avilés, así como la de A Coruña, y está prevista la activación de las series de electrólisis a corto plazo», añade.

En la segunda fase, ambas fábricas se adentrarán en el área de reciclado. Se realizará la instalación de plantas de tratamiento y pre-tatamiento de chatarra. Además, se llevará a cabo una modernización de las fundiciones con el fin de homogeneizar la producción entre las dos plantas. Está previsto además que en esta fase se desarrollen nuevos productos de I+D+i, así como que haya mejoras en el área de la logística portuaria.

La tercera fase consistirá en finalizar las mejoras de la logística portuaria y se instalará una central eólica y otra fotovoltaica para el autoconsumo de las fábricas. «El excedente de esta producción podrá ser volcado a la red eléctrica, lo que favorecerá el consumo de electricidad limpia en la región», afirma.

En cuanto al personal, la compañía sostiene que la transformación planteada «hace necesario que los empleados también se adapten». Por ello, Grupo Industrial Riesgo planea «un plan social y una serie de formaciones para los 286 trabajadores de la planta de Avilés, en las que podrán adquirir nuevos conocimientos que les capacitarán de forma más completa para los nuevos trabajos que se lleven a cabo». Del mismo modo, señala que recibirán una formación en protocolos de seguridad.

Comentarios

El Grupo Riesgo anuncia una inversión de 25 millones en Avilés y A Coruña que garantiza el empleo