La rasa costera asturiana crece a dos velocidades

Una investigación de la Universidad de Oviedo revela que el cabo Peñas registra un salto de 50 metros por el movimiento de una falla. El litoral se eleva más hacia el oriente

Una infografía de la Universidad de Oviedo con una comparativa de la rasa costera asturiana
Una infografía de la Universidad de Oviedo con una comparativa de la rasa costera asturiana

El litoral asturiano se mueve. En concreto, se eleva a dos velocidades, una más lenta en el occidente y otra más rápida en el oriente. El punto más dinámico parece ser el cabo Peñas. Así lo ha determinado una investigación desarrollada por la Universidad de Oviedo, en dos proyectos diferentes, cuyos resultados acaban de ver la luz en la revista Geomorphology.

El estudio ha establecido que la rasa costera cantábrica, es decir el relieve plano existente en un tramo situado entre la costa de Cantabria y la de Burela (Lugo), se ha elevado más desde cabo Peñas hacia el oriente que hacia el occidente. La elevación es de naturaleza homogénea en ese tramo de la zona centro al oriente asturiano y está relacionada con el espesor de la corteza terrestre en el margen cantábrico. El origen de la rasa costera cantábrica está ligado a la acción del mar y se corresponde con una antigua plataforma de abrasión marina, que es como se denomina técnicamente al desgaste causado a una roca por la acción mecánica del agua cargada por partículas procedentes de los restos. Esa abrasión marina es hoy visible en cualquier playa actual.

A partir de modelos digitales del terreno de alta resolución y mediante potentes programas informáticos, la Universidad ha investigado exhaustivamente su geometría. Al oeste de cabo Peñas, la rasa va disminuyendo su altura progresivamente, hasta desaparecer en la zona de Burela. Precisamente, en cabo Peñas se ha observado una ruptura en la rasa costera y un salto de 50 metros en su altura. Esto se debe al movimiento de la conocida falla de Ventaniella. Con esta investigación se ha podido desvelar distintas incógnitas sobre la evolución tectónica de la rasa en los últimos cientos de miles de años y se ha establecido un nuevo modelo regional de elevación del margen cantábrico, al comprenderse mejor cómo se ha producido dicha elevación.

Los firmantes del estudio han sido Carlos López-Fernández, Sergio Llana-Fúnez, Gabriela Fernández-Viejo, María José Domínguez-Cuesta y Luis María Díaz-Díaz del Departamento de Geología de la Universidad de Oviedo. El artículo se denomina Caracterización comprensiva de las plataformas costeras elevadas en el margen norte de la península Ibérica: un nuevo modelo para cuantificar los ratios de elevación y los patrones tectónicos y ha sido lanzado en este mes de mayo de 2020. Los grupos de investigación son Geocantábrica y Geocan Costa y el proyecto COSINES.  

¿Es la uña de gato el nuevo plumero de la pampa?

Carolina García

Se trata de una planta invasora, extendida en la costa asturiana, que arrasa las especies locales y modifica el hábitat

Es difícil pasear por la costa asturiana y no encontrarla. Forma parte de su paisaje. Tanto, que puede sorprender que lejos de tratarse de una planta autóctona, no solo es foránea (proviene de Sudáfrica), sino que además es sumamente invasora. Se trata de la uña de gato (Carpobrotus edulis) y por donde pasa, además de arraigar con fuerza, arrasa con las especies locales. Llegó a España a finales del siglo XIX desde el país africano -se localizó por primera vez en la costa gallega en 1892- y desde entonces, comenzó su colonización. No tardó mucho en llegar a Asturias y lo hizo, igual que ocurrió en la vecina Galicia, a través de la zona costera. No soportaría las bajas temperaturas que alcanzan algunos puntos del interior de la región, sobre todo en invierno. Por eso elige el litoral.  Es su zona de confort.

Seguir leyendo

Comentarios

La rasa costera asturiana crece a dos velocidades