Un acto sencillo para acompañar el dolor colectivo de la sociedad asturiana

Barbón preside el inicio de los diez días de luto por las víctimas del coronavirus


Los principales representantes institucionales de Asturias han participado ante la sede de la Presidencia del Principado en el acto con el que se iniciaba el luto de diez días por las víctimas del coronavirus que expresa, según el jefe del Ejecutivo asturiano, Adrián Barbón, el sentimiento «de un pueblo roto por el dolor». Mientras se situaban a media asta las banderas oficiales de Asturias, España y la UE, Barbón ha estado acompañado por la delegada del Gobierno, Delia Losa; el acalde de Oviedo, Alfredo Canteli; la presidenta de la Federación de Concejos, Cecilia Pérez, y por los portavoces de los grupos parlamentarios del PSOE, PP, Cs, Podemos, IU, Foro y Vox.

También el pleno del Ayuntamiento de Gijón ha guardado este miércoles con un minuto de silencio en recuerdo de las víctimas del Covid-19. En el arranque de la sesión semipresencial de la sesión del pleno de mayo, al que han acudido la alcaldesa, Ana González, y los portavoces de los grupos municipales, la regidora ha recordado que en España han fallecido 30.000 personas y en Asturias 310 debido a la pandemia del coronavirus. 

El acto institucional

Tras agradecer a título personal su asistencia al acto, el presidente asturiano ha señalado que el luto declarado por el Gobierno central, el más largo de la historia de la democracia española, supone un reconocimiento a través de un acto «sencillo, humilde y con cariño» al dolor colectivo de una sociedad que ha visto morir a más de 27.000 personas, 310 de ellas en Asturias. «Es importante no bajar la guarida ante un asesino silencioso que se contagia fácilmente», ha recordado Barbón tras avanzar su intención, cuando se den las necesarias condiciones de seguridad sanitarias, de promover un homenaje público a las víctimas y dejar «un recuerdo permanente» que permita recordarlas a los asturianos «de dentro de cien años». Ese hito conmemorativo debe servir para no olvidar el momento en el que la humanidad en su conjunto «se vio ante su propia debilidad y tuvo que salir adelante», ha apuntado el presidente asturiano antes de sumarse junto al resto de asistentes a cinco minutos de silencio.

Por su parte, la portavoz parlamentaria del PP, Teresa Malalda, ha recordado que su partido viene pidiendo el luto desde que comenzó la pandemia y ha insistido en que su formación viene poniendo sobre la mesa medidas para superar la actual coyuntura sanitaria y económica «que no han sido escuchadas» ni a nivel nacional ni autonómico, informa EFE.

Para su homóloga de Ciudadanos, Laura Pérez Macho, este acto era necesario para tener un recuerdo a todos los fallecidos y a sus familias «que tanto sufrimiento llevan acumulado durante estas semanas no sólo por la pérdida sino también por las condiciones en las que se ha producido, en algunas ocasiones en soledad y sin poder acompañar a sus seres queridos».

Por su parte, el portavoz de Vox, Ignacio Blanco, ha calificado de «emotivo» este acto en un día en el que no corresponde la crítica política «sino estar con los fallecidos, con sus familias y con los profesionales que han estado trabajando todo este tiempo» dado que a partir de hora «hay mucho que hacer y se debe analizar lo sucedido porque había debilidades importantes».

Oviedo recuerda a las víctimas

La corporación local del Ayuntamiento de Oviedo, encabezada por el alcalde Alfredo Canteli (PP), ha celebrado un minuto de silencio en el que ha enviado un «recuerdo cariñoso» a las víctimas de la «terrible pandemia» del coronavirus. El alcalde ha señalado que este homenaje era «obligado y esperado» después de tres meses de «días tristes». Ha querido así tener un recuerdo hacia los fallecidos y hacia quienes han perdido a sus familiares a causa de la COVID-19.

Canteli ha tenido también un recuerdo para aquellas personas que se quedaron «descolgadas» de sus puestos de trabajo, asegurando que el Gobierno local «luchará por la recuperación del empleo», a través de un «apoyo sin fisuras» a la hostelería, el comercio y los autónomos, para que «en el menor tiempo posible Oviedo vuelva a renacer». Por otro lado Canteli ha aprovechado este acto para reclamar «responsabilidad» a los ovetenses en la celebración del Martes de Campo, una fiesta que este año no se organiza debido a la situación sanitaria.

Un homenaje «de dolor» en GIjón

La alcaldesa de Gijón, Ana González, ha destacado que era ya obligado rendir un homenaje «de dolor» por una de las consecuencias más terribles de la pandemia del COVID-19, como es la pérdida de tantos ciudadanos, cerca 30.000 en España y 310 en Asturias. «Ya era un momento donde superado lo peor, teníamos que rendir este homenaje», ha asegurado la regidora gijonesa tras el minuto de silencio guardado en la plaza Mayor por la Corporación gijonesa, al que se han sumado otros cargos institucionales y de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, y también sociedad civil.

González ha ahondado en que han sido muertes «especialmente dolorosas», ya que en muchas ocasiones han estado «poco acompañadas» por las medidas de confinamiento para tratar de frenar la propagación de la pandemia, pese al esfuerzo del personal sanitario para que esto no fuera así. «Hay un dolor en la sociedad que queríamos reconocer y sumarnos públicamente a ello», ha apuntado. Y pese a que ha indicado que vamos «mejor», ha advertido que el virus «sigue ahí» y que no hay vacuna ni tratamiento.

Comentarios

Un acto sencillo para acompañar el dolor colectivo de la sociedad asturiana