El Frente Norte de la desescalada se hace más pequeño

Las comunidades del Cantábrico apuestan por abrir la movilidad en la cordillera pero ya sólo entre territorios limítrofes


En un tiempo más optimistas, sólo hace una semana, el presidente asturiano lanzó una propuesta para la entrada simultánea en la Fase 3 de las comunidades al norte de la Cordillera Cantábrica, abrir la movilidad en el territorio del norte, desde Galicia a Navarra, pasando por Asturias, Cantabria y País Vasco. Los requisitos estaban claros, comunidades que se encontraran en una misma fase de la desescalada y con una situación epidemiológica similar.

Siete días después la idea se mantiene y recogida además por varios mandatarios autonómicos pero con restricciones más estrictas, pensando no ya en una amplia movilidad en la franja norte de la península, por todo el litoral del Cantábrico, sino limitada, por el momento, a los territorios limítrofes.

De cara a la inminente avance a la Fase 3, el presidente gallego, Alberto Núñez Feijoo apostó este jueves por una apertura que incluya la ansiada movilidad entre las cuatro provincias de su comunidad pero también extendida a Portugal y a Asturias. El país luso ha sido una de las naciones ejemplares en el control de la epidemia dentro de la Unión Europea, y en la frontera de la ría del Eo, los vecinos de ambas orillas llevan semanas esperando que se levanten las restricciones, son muchos los habitantes del occidente asturiano que hacen su vida diaria en localidades de Lugo y en Ribadeo se hizo un llamamiento expreso a que se permitira la circulación de los asturianos de la comarca.

La reacción asturiana en la última semana ha estado marcada por la extrema prudencia ya que en los últimos días se vivieron dos pequeños rebrotes en residencias de ancianos, en Gijon y en Oviedo, por lo que el Principado se pensó mucho solicitar el pase de fase. Finalmente lo hizo pero guardándose la posibilidad de volver atrás si fuera preciso. «Asturias es la comunidad más envejecida de España, por tanto somos más vulnerables al virus y, sin embargo, hemos sido capaces de controlar su expansión», señaló el presidente Barbón en una entrevista concedida a RTVE en la que destacó que si había defendido la prolongación del Estado de Alarma era precisamente para impedir la movilidad entre territorios que se encontraban en fases distintas. «Tenemos dos comunidades limítrofes que posiblemente pasen a la Fase 3», indicó en referencia a Galicia y Cantabria, «evidentemente puede darse algún tipo de movilidad entre ellas pero es algo en lo que primero tendremos que ver la evolución de la epidemia». Barbón recalcó que «abriría un diálogo» con ambas comunidades para permitir la circulación pero que «frenaría en seco sin dudar» si hay un rebrote grave.

El presidente cántabro, Miguel Ángel Revilla también reclamó ayer la apertura de la movilidad entre provincias a partir del 15 de junio aunque lo hizo pensando en el País Vasco ante todo y resaltando que las visitas desde Euskadi eran fundamentales para salvar el verano del sector turístico de su comunidad.

Por su parte, el Lehendakari Íñigo Urkullu señaló en la Cadena Ser que «lo que acordamos en principio es que estando dos comunidades autónomas limítrofes en la misma fase y de común acuerdo las dos comunidades, pudiéramos solicitar la movilidad interterritorial, es algo que se repitió por parte de varios presidentes y me parece algo absolutamente lógico», y recalcó que debía valorarse por la importancia del turismo toda vez que, al menos en el caso del País Vasco, sí se permitió la movilidad entre provincias por razones socioeconómicas.

De esta manera y con España ya pensando en una apertura de fronteras con Francia y Portugal cuando termine la última prórroga del estado de alarma, que vence a las 00.00 horas del próximo 21 de junio, según confirmó este jueves la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto; la idea del Frente Norte en la Fase 3 se mantiene pero ya casi partida en dos núcleos, uno al noroeste, con Galicia y Asturias pensando en la reapertura de la circulación y otro sobre el polo del País Vasco sobre el que orbita Cantabria y Navarra.

Comentarios

El Frente Norte de la desescalada se hace más pequeño