Desinfectar juguetes dos veces al día, grupos reducidos y cuidadores con mascarillas: así abrirán las guarderías

El protocolo publicado por el Principado establece que se debe priorizar a los hijos de familias monoparentales o de padres que no puedan teletrabajar. Fija un máximo de usuarios y recomienda que los niños tengan una ropa específica para ir al centro

Niños en una guardería
Niños en una guardería

Redacción

La reincorporación de los niños a las guarderías se realizará de manera progresiva, en grupos reducidos y con estrictas medidas sanitarias. Esa una de las razones por las que la Consejería de Derechos Sociales y Bienestar ha elaborado un protocolo que goza del visto bueno de Salud Pública, bajo el epígrafe de Medidas de prevención y actuación para la atención en los jardines de infancia de servicios sociales. En ese documento, recuerda que la apertura se podrá suspender en cualquier momento en función de la evolución epidemiológica del coronavirus. Explica que se reincorporarán preferentemente los hijos de familias monoparentales y cuando ambos progenitores trabajen fuera de casa y no puedan teletrabajar y tampoco organizar turnos. 

El protocolo marca unos ratios estrictos. Solo podrá haber cuatro niños de 0 y un año por sala y educadora. Serán cinco en los tramos de uno a dos años de edad y en el de dos y tres años. Los grupos deberán ser estables y evitar la entrada y salida de nuevos miembros. No se podrán mezclar en actividades colectivas, ni en el comedor o en la siesta y tampoco habrá rotación de profesionales entre distintos grupos. El número máximo de horas de atención diaria será de seis.

Los niños

Las guarderías asturianas tiene que organizar, según las características de sus instalaciones, las entradas y salidas de forma escalonada, para evitar aglomeraciones y deben «evitar la recogida por miembros mayores de la familia y la comunidad (por ejemplo abuelos)», recoge literalmente el documento que hoy, 5 de junio, publica la administración. Recomienda que los niños tengan una ropa específica para acudir al centro, que deberá cambiarse a diario. También debe contar con un calzado específico que se usará únicamente dentro del centro.

La imagen de los carritos y carricoches aparcados delante de las guarderías han pasado a la historia. Solo se pueden dejar aquellos que pertenezcan a niños que no sepan caminar y deben desinfectarse a la entrada y a la salida. En las zonas comunes, como en las aulas o en el comedor se mantendrá la distancia de dos metros y evitar el uso de los parques infantiles, con toboganes o columpios. La consejería reclama que se fomenten las alternativas de juego libre y de deporte que necesiten del mínimo de elementos compartidos y que faciliten ese necesario distanciamiento y que se saque el máximo provecho de los patios al aire libre. 

No se pueden llevar juguetes de casa. Así lo establece el protocolo deben llevar juguetes de casa. Solo se utilizarán los materiales que haya en el centro que, además se desinfectarán dos veces al día. Además, los centros retirarán precisamente todas las piezas que no sean susceptibles de limpiarse. Aconseja a los profesionales que cada alumno tenga sus propios juguetes y que intente que no se mezclen los grupos ni siquiera en el comedor. De hecho, explica que las comidas se servirán en raciones individuales y se habla de «prestar especial atención a evitar el intercambio accidental de chupetes»

Los trabajadores

La guía supervisada por Salud Pública incluye un apartado específico para los profesionales. El uso de mascarilla es obligatorio cuando se esté atendiendo a los niños, ya que en ese caso es imposible mantener la distancia de seguridad. Los trabajadores también deben usarla en otras circunstancias en las que tampoco se puedan mantener esos dos metros de distancia, por ejemplo en el contacto con la familia. 

Las plantillas extremarán la higiene. En este apartado, se detiene el documento. Detalla incluso se debe lavar las manos a la llegada al centro «y, al menos, una vez cada dos horas, así como después de usar el baño, sonarse la nariz y antes y después de comer». También cuando pasen de una sala a otra o cuando cambien de aula. En el caso de actividades que les pongan en contacto con secreciones o fluidos, como sonar la nariz, cambiar pañales o limpiar alguna herida, entonces aconseja usar guantes. Especifica que se deben cambiar esos guantes cada vez que se cambie de actividad. En cuanto a la ropa, se pide que los profesionales utilicen una ropa específica de trabajo, que se cambiarán a diario y lavarán con agua caliente a 60 grados. El calzado será específico de uso en el centro que se colocará a su llegada al mismo.

La organización tendrá que estar muy bien planificada, ya que el Principado recomienda que se realice una asignación fija de profesionales para así poder llevar un control de contactos entre profesionales y menores. La administración les reclama que extremen la autobservación de los síntomas. 

La normativa

Los centros llevaban semanas esperando por el protocolo de actuación. Solo algunas guarderías se han atrevido a abrir en los últimos días, después de que Asturias haya pasado a la fase dos de la desescalada. El protocolo está pensando para los equipamientos privados ya que la hace ya varias semanas que la Consejería de Educación descartó la apertura de las escuelas públicas de 0 a 3 años.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Desinfectar juguetes dos veces al día, grupos reducidos y cuidadores con mascarillas: así abrirán las guarderías