El tráfico entre Asturias y Madrid se dispara pese a estar prohibidos los desplazamientos

Los viajes por carretera entre las dos comunidades aumentaron más de un 900% desde el momento más duro de la desescalada, pero siguen lejos de los niveles previos al estado de alarma

Imagen de un control de la Guardia Civil de Tráfico
Imagen de un control de la Guardia Civil de Tráfico

Oviedo

Madrid ha sido la comunidad autónoma más castigada por el coronavirus y, por extensión, las siguientes que más lo han sufrido han sido sus provincias limítrofes. El tráfico entre la capital de España y Asturias es intenso a lo largo de todo el año, pero los casi 450 kilómetros que les separan han hecho que la Covid-19 haya ido perdiendo fuerza antes de cruzar el Negrón y que el efecto contagio haya sido comparativamente muy inferior. Una vez declarado el estado de alarma, el confinamiento obligatorio decretado por el Gobierno central redujo prácticamente a cero la movilidad de personas, de ahí que los desplazamientos por carretera entre Asturias y Madrid bajasen hasta los 201 el día 5 de abril. Con el inicio de la desescalada y la vuelta paulatina al trabajo de algunos sectores, y a pesar de que la movilidad sin justificación entre comunidades autónomas sigue prohibida, el tráfico ya ha subido más de un 900% desde ese mínimo.

Un día cualquiera antes de que estallase la crisis sanitaria originada por el coronavirus la suma de los viajes por carretera entre Asturias y Madrid y Madrid y Asturias superaba con creces los 10.000. Las diferencias entre jornadas son importantes dependiendo de si se trata de fin de semana o no. Los datos recogidos por la empresa Kido Dynamics, que ha realizado estudios junto al CSIC para analizar la movilidad entre comunidades, señalan que el día 8 de marzo, la semana antes de que se decretase el estado de alarma, viajaron entre Asturias y Madrid (sumando los dos sentidos del desplazamiento), 10.885 vehículos. A modo de ejemplo para demostrar la importancia de las conexiones entre las dos comunidades, el 28 de febrero fueron más de 17.300.

El 13 de marzo, el día antes de que se decretase el estado de alarma, y ya con rumores de medidas restrictivas en todo el país, realizaron el trayecto entre Asturias y Madrid 6.047 personas. Ese fue el punto de inflexión. Las restricciones, con sanciones incluidas, propiciaron que el tráfico se desplomase durante todo el confinamiento hasta alcanzar el mínimo el 5 de abril, con 201 viajes.

Asturias y Madrid abordaron el proceso de desescalada a marchas diferentes, pero el tráfico se incrementó paulatinamente desde que se aprobaron las primeras medidas de alivio del confinamiento. El Principado lleva una ventaja temporal de 15 días a Madrid, un hecho que en la práctica se tradujo en que se aplicaron medidas de relajación más rápido que en la capital del país. Esto provocó que la apertura de empresas y, en consecuencia, las necesidades laborales de movilidad, estuvieron desacompasadas. Con todo, el tráfico se incrementó y, a pesar de que los niveles siguen muy lejos de los que existían antes de la crisis, no ha parado de crecer.

Asturias entró en fase 1 el 11 de mayo, pero Madrid no lo consiguió hasta el 25 del mismo mes. A pesar de estar en momentos diferentes, el aumento de la actividad en Asturias y la necesidad de algunos trabajadores de moverse a la capital por temas laborales provocó que, por el ejemplo, el 23 de mayo, la suma de viajes por carretera entre las dos comunidades se incrementase hasta los 648. Es decir, el triple que el día que se registró el mínimo.

El 18 de mayo Asturias pasó a fase 2 y Madrid entró en la 1. A pesar del cambio, los desplazamientos sin justificación entre comunidades seguían prohibidos, pero el aumento de la movilidad se mantuvo constante. El 29 de mayo, la suma alcanzó los 1.681 desplazamientos y el día 26 los 1.956, fecha en la que se alcanzó el pico desde que se iniciase la desescalada. El incremento desde el mínimo del 5 de abril es superior al 900%.

Esta semana las dos comunidades han vuelto a cambiar de fase, por lo que previsiblemente el tráfico se volverá a incrementarse. Asturias ha entrado en fase 3, la última antes de entrar en la «nueva normalidad», mientras que Madrid ha subido a fase 2. Por el momento, la movilidad entre comunidades sigue prohibida, aunque en los próximos días podría relajarse esta medida y que se puedan realizar viajes entre comunidades limítrofes que se encuentren en la misma fase. Esto permitiría a los asturianos desplazarse a Galicia y a Cantabria.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

El tráfico entre Asturias y Madrid se dispara pese a estar prohibidos los desplazamientos