Barbón garantiza que habrá profesores suficientes pero Educación no precisa cuántos serán

La consejería inicia la ronda de reuniones para planificar la vuelta al aula en septiembre. Su prioridad es Infantil y Primaria sean presenciales. Los sindicatos se quejan de la falta de concreción

Alumnos del IES Jovellanos de Gijón a su llegada a las aulas
Alumnos del IES Jovellanos de Gijón a su llegada a las aulas

Todavía no se sabe cuántos docentes van a ser necesarios pero el presidente del Principado, Adrián Barbón, ha asegurado que habrá suficientes. La Consejería de Educación ha comenzado la ronda de negociaciones con los sindicatos para planificar la vuelta a las aulas en el mes de septiembre sin desvelar ninguna de las alternativas que baraja, ni los ratios, ni las plantillas ni si habrá teleformación. Tan solo se ha limitado a reconocer que la prioridad absoluta es que Infantil y Primaria sean presenciales. Por el momento, se ha reunido con ANPE y UGT y ya tiene citados al resto. Con los dos primeros se ha limitado a escuchar. Ha preguntado cuáles son sus propuestas y ha tomado nota. Esto no despeja las dudas de las familias ni tampoco de los profesionales, que se han mostrado un poco defraudados por la falta de concreción de la administración. Educación está preparando un borrador que entregará para negociar. No ha concretado cuándo.

El más concreto ha sido Barbón, en respuesta a una pregunta formulada por la portavoz del PP, Teresa Mallada, que precisamente aludía a la ineficacia de la consejera del ramo, Carmen Suárez, al modo en el que ha descargado decisiones en las direcciones de los centros y a su intención de dar un aprobado general encubierto. Barbón ha defendido la gestión de Suárez, su trayectoria y profesionalidad. Ha reconocido que no había reglas del juego establecidas para esta pandemia y que nadie estaba preparado pero que se ha trabajado hasta la extenuación.

El presidente ha ofrecido diálogo a la oposición, a los sindicatos y a las familias, ha reconocido la necesidad de invertir en Educación y de reorientar los próximos presupuestos del Principado para afrontar el dinero extra que se necesitará. Ha reconocido que al tener que reducir el número de alumnos por aula será necesario hacer desdoblamientos y, por tanto, contratar más personal. Ha prometido contratar el número de docentes que sea necesario. Pero no ha dicho cuántos ni ha realizado una estimación. Tampoco lo ha hecho la consejería.

Tanto el presidente como Educación han dado pocas pistas hasta el momento. Se han limitado a contar que trabajan con tres escenarios que, por otra parte, dicta el sentido común: la vuelta total a las aulas, la vuelta a las aulas con apoyo telemático y la teleformación en caso de que sea necesario un nuevo confinamiento. Barbón ha contado algo más que nace de la pura lógica de las cifras: en la escuela rural no habrá demasiados problemas. Los ratios de alumnado por aula y alumnado por docente son bajos, así que no serán necesarios demasiados desdobles y, en caso de tener que organizarlos, los centros suelen tener espacio suficiente. Así que la planificación total no afectará por igual a todo el territorio o, al menos, deberá tener en cuenta todas las singularidades. 

La oposición y los sindicatos 

Para Mallada la gestión educativo ha sido «mediocre» y ha contrapuesto lo que entiende un excelente funcionamiento de las redes concertada y privada frente al de la públicas. El portavoz de Foro, Adrián Pumares, que también se ha interesado por el terreno educativo, ha utilizado el término de «desastre» para hablar de la consejería y ha indicado que están de acuerdo en la ineficacia tanto los sindicatos como los profesores, los padres de alumnos y los propios estudiantes. Ambos se expresaron en esos términos durante el pleno de la Junta General.

«No avanzaron ninguna medida o propuesta», ha lamentado el presidente de ANPE, Gumersindo Rodríguez, que dice que la administración se ha limitado a señalar que se encuentran ante «un escenario cambiante». Este sindicato acudió a la reunión con Carmen Suárez con un listado de peticiones todas enfocadas a garantizar una vuelta a las aulas en buenas condiciones en septiembre, con todas las medidas de seguridad, higiene y protección. Rodríguez ha reclamado la adecuación de espacios en los centros, la cobertura inmediata de bajas del profesorado y el refuerzo de las plantillas para atender a los nuevos grupos que se creen por reducción de ratios y también para apoyar a aquellos alumnos que hayan terminado el tercer trimestre de este curso en peores condiciones. También ha reclamado algo que considera urgente, «la digitalización de centros educativos, con equipos informáticos para los alumnos y los docentes que lo precisen».

«No entendemos a qué está esperando a consejería», ha explicado la responsable de enseñanza de UGT, Maximina Fernández, que lamenta que todavía no haya ni un modelo definido. UGT ha recordado que la adjudicación de interinos será a finales de julio y que queda poco más de un mes para poder definirlo todo. Este sindicato ha reclamado que, además de las medidas sanitarias, que dan por hechas, se fijen ya las medidas económicas con las que se cubrirán todas las necesidades derivadas de la epidemia del coronavirus. Quiere que esté todo bien definido, los ratios, las distancias de seguridad, las plantillas de docentes, los recursos con los que se eliminará la brecha digital, los cursos de formación digital para los docentes, para que puedan sumir de manera eficaz los nuevos retos a los que se enfrentan... «La consejera nos ha dicho que el borrador que se negociará en una mesa sectorial estará pronto pero no nos ha dado fechas», ha insistido Fernández. 

Comentarios

Barbón garantiza que habrá profesores suficientes pero Educación no precisa cuántos serán