La oposición cree que los cambios de Barbón ponen en entredicho la estabilidad del Ejecutivo

El presidente asturiano ha anunciado que abordará la modernización de la Administración asturiana

Adrián Barbón escucha la intervención de Laura Pérez Macho, en el pleno de la Junta General
Adrián Barbón escucha la intervención de Laura Pérez Macho, en el pleno de la Junta General

redacción

PP y Ciudadanos consideran que los cambios anunciados en la estructura del Gobierno regional por el presidente del Principado, Adrián Barbón, se producen porque las cosas no marchan bien, ponen en entredicho la estabilidad del ejecutivo autonómico y el trabajo que ha desarrollado a lo largo del último año. Barbón anunció ayer una serie de cambios en su Gobierno, que afectan a las consejerías de Presidencia, Infraestructuras y Desarrollo Rural, con los que pretende abordar la modernización y puesta a punto de la administración asturiana, una tarea que encargará el vicepresidente, Juan Cofiño.

Se trata de la primera remodelación que lleva a cabo Barbón desde que tomó posesión de su cargo hace menos de un año y cuando han pasado más de tres meses de estado de alarma por una pandemia que, en su opinión, propiciado cambios que le han hecho ver la necesidad de poner a punto la administración autonómica y de impulsar actuaciones en el medio rural. Para la portavoz del PP en la Junta General del Principado, Teresa Mallada, el hecho de que Barbón haya anunciado esos cambios en su Gobierno, sin haber cumplido ni siquiera un año en el cargo, «es síntoma de que las cosas no marchan muy bien y es otra muestra de la debilidad política» del presidente.

«Nos tememos que la inestabilidad sea la tónica general de este Gobierno, ante su falta de rumbo. Y Asturias necesita un Gobierno fuerte y estable para poder encarar el futuro con optimismo», ha señalado la parlamentaria popular. Desde Ciudadanos, su portavoz Laura Pérez ha señalado que se trata de una reforma «medrosa y tímida» que aborda Barbón tras un año de gobierno «en fase de calentamiento poco fructífero» en la que sus fichajes estrella no han sido capaces de poner sobre la mesa ninguna transformación ni innovación de las prometidas.

El plan de igualdad del sector público, la aplicación efectiva de la ley de transparencia o la negociación de acciones de movilidad sostenible con los ayuntamientos están «prácticamente igual que en julio del año pasado», según Pérez, que considera que Barbón se ha visto obligado a recurrir a Cofiño, para «arrancar a la fuerza el motor de un gobierno lastrado por la inercia y por las resistencias al cambio de un partido socialista más centrado en retener el poder que en servir a Asturias». El portavoz de Foro, Adrián Pumares, que considera que Barbón debería aprovechado esta reestructuración para haber cesado a la consejera de Educación, Carmen Suárez, ha coincidido en la necesidad de redimensionar el sector público asturiano.

En este sentido, ha señalado que encontrará la mano tendida de Foro «siempre y cuando la voluntad del Gobierno sea sincera y no un gesto de cara a la galería», que no deje de lado a los funcionarios y que sirva para reducir el número de organismos públicos. Igualmente, la portavoz de Ciudadanos ha instado Barbón a que demuestre que tiene una voluntad real de reformar el sector público y que el anuncio no es sólo «una operación cosmética para tapar los fracasos del Gobierno en las negociaciones nacionales», según informa Efe.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

La oposición cree que los cambios de Barbón ponen en entredicho la estabilidad del Ejecutivo