EDP cierra la térmica de carbón de Soto de Ribera

ASTURIAS

Vista de la central térmica de Soto de Ribera, de la empresa EDP, en las proximidades de Oviedo
Vista de la central térmica de Soto de Ribera, de la empresa EDP, en las proximidades de Oviedo JLCereijido

La eléctrica mantendrá en el grupo 1 de Aboño su proceso de transformación para la quema de gases siderúrgicos y el grupo 2 seguirá como apoyo «ante cualquier indisponibilidad». La empresa asegura que las medidas no supondrán pérdida de empleo

14 jul 2020 . Actualizado a las 16:00 h.

El sector del carbón estaba herido de muerto y acaba de recibir la puntilla. EDP acelera sus planes de descarbonización y su decisión tendrá consecuencias inmediatas para Asturias. La eléctrica solicitará el cierre del grupo 3 de Soto de Ribera en «las próximas fechas» y anuncia que mantendrá su actividad -con las novedades anunciadas hace medio año- en Aboño. La medida se enmarca dentro de una estrategia global que desarrollará en España y Portugal y la empresa asegura que los cambios no supondrán destrucción de empleo en Asturias. La decisión de EDP se suma a las dos clausuras de térmicas ya anunciadas en la región, la de Lada en Langreo, propiedad de Iberdrola, y la de Soto de la Barca, en Tineo, de Naturgy.

En el caso de las centrales de España, la compañía ha señalado que solicitará «en las próximas fechas» el cierre de Soto 3. En el caso de Aboño 1, la compañía «continúa con su proceso de transformación para la quema de gases siderúrgicos para 2022 y Aboño 2 se mantendrá como apoyo a cualquier indisponibilidad». Esta decisión -encuadrada en la estrategia de descarbonización del grupo EDP- se adopta en un contexto en el que la producción de energía «depende cada vez más de fuentes renovables». En Sines (Portugal) la eléctrica ya ha entregado a la Dirección General de Energía y Geología su declaración de renuncia a la licencia de producción para que pueda concluir su actividad en enero de 2021.

La empresa justifica su decisión por «el incremento constante de los costes de producción con carbón y la mayor competitividad del precio del gas natural y las centrales de ciclo combinado», factores que, en conjunto, provocan que «las perspectivas de viabilidad de las centrales de carbón hayan disminuido de forma drástica». De hecho, la eléctrica ha recordado que Soto 3 «no produce energía desde hace más de un año» y la central de Sines «está parada desde el 25 de enero, tras un año en el que la generación de energía eléctrica con carbón cayó a mínimos históricos».