El uso del asturiano todavía tensa los debates en la Junta General

Los grupos quieren evitar que en cada pleno se tenga que recurrir a la ultima decisión del presidente de la cámara

Cartel de la Xunta Xeneral
Cartel de la Xunta Xeneral

El debate sobre el uso del asturiano en la cámara ha tensado la primera reunión del grupo de trabajo para la reforma del reglamento de la Junta, que se reunió ayer por primera vez. Los grupos de la izquierda consideran que la redacción del artículo para permitir el uso de la llingua en el hemiciclo tanto a los diputados como a cualquier persona que acuda al parlamento garantiza los derechos de todos. No así PP, VoxCiudadanos que entienden que debe buscarse alguna solución de consenso para compatibilizar adecuadamente el derecho a hablar en asturiano como, a su juicio, que los diputados puedan entender las exposiciones si afirman que no son capaces de entenderlas.

Hace dos semanas la Junta aprobó una iniciativa de Izquierda Unida de reforma de un artículo específico del reglamento para que se recogiera expresamente que el derecho a hablar en asturiano ante el hemociclo era para cualquier persona y no sólo para los diputados. Esa anterior literalidad era la que había permitido a los detractores de la llingua y a los letrados vetar que en octubre se dirigiera en asturiano a una comisión la consejera de Cultura Berta Piñán. Pese a todo, y a la reforma ya vigente, todavía en el pleno de esta semana cuando el diputado de Podemos Rafael Palacios comenzó su discurso en gallego-asturiano (lengua que también utilizó después el popular Álvaro Queipo, comenzaron las protestas del portavoz de Vox, Ignacio Blanco que afirmó que no era capaz de comprender lo que se decía.

Desde IU ya se señaló semanas atrás que se negarían a aceptar que se instalaran traductores de asturiano en los plenos, apuntaron que el único parlamento autonómico que los utiliza es el vasco y entienden las quejas de Vox como una estrategia de desestabilización. 

Sin que se haya llegado a un consenso en esta primera jornada de trabajo del grupo de reforma, lo que quieren evitar los partidos es que se recurra continuamente en los plenos a la decisión del presidente que fue lo que ocurrió esta semana. Marcelino Marcos se negó a paralizar el debate y pidió al portavoz de Vox que apuntara las palabras que no fuera capaz de comprender para que luego Palacios se las pudiera traducir. No lo hizo, y simplemente despachó el final de discurso con consideraciones despectivas hacia el asturiano hablando de «bable, fala, llingua, gallego-asturiano o no qué».

Precisamente esta semana, la plataforma contra la oficialidad, estrechamente ligada a Vox y también a grupos como El Club de los Viernes, relanzó su campaña de vallas contra la llingua con imágenes del presidente Adrián Barbón junto al lema «obedece fala bable».

La plataforma contra la oficialidad copia una campaña de la extrema derecha durante la pandemia

L.O.
Las nuevas vallas de la Plataforma contra la Cooficialidad
Las nuevas vallas de la Plataforma contra la Cooficialidad

El grupo ha instalado varias vallas con la cara del presidente del Principado, Adrián Barbón, junto al lema «obedece fala bable»

La denominada Plataforma contra la Cooficialidad ha retomado su actividad en vallas publicitarias para cargar contra las iniciativas en favor de aumentar la protección legal de la lengua asturiana, meses atras lo hicieron con cinco grandes carteles en los identificaban al presidente del Principado, Adrián Barbón, con Arnaldo Otegi y Carles Puigdemont identificando la cooficialidad con el separatismo. En esta ocasión lo han hecho con dos nuevos carteles de fondo rojo y con la cara recortada de Barbón en blanco y negro junto al lema «obedece fala bable» (sic).

La plataforma remitió a los medios un correo en el que se hace responsable de la instalación de las vallas y en el que asegura que «el rodillo bablista es la mayor amenaza a las libertades civiles de los asturianos, el proyecto de la cooficialidad pretende convertir el bable de laboratorio en símbolo de sumisión ideológica. Con el fin de hacer del bable un modus vivendi, estos grupos quieren exigir unos reconocimientos del lenguaje que les permita acceder a jugosas subvenciones, sinecuras y puestos laborales que vendrían de la mano del momio de la Llingua». La nota, en la que se atribuyen las declaraciones al portavoz de la plataforma, Roberto Hernández Granda, también afirma que con la oficialidad del asturiano se quiere distinguir a ciudadanos de primera y de segunda clase.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

El uso del asturiano todavía tensa los debates en la Junta General