Peluquerías, centros de belleza, saunas y otros once tipos de negocio deberán «fichar» a sus clientes en Asturias

Los establecimientos podrán negar la entrada por razones de salud pública a los clientes que se nieguen a facilitar la información. En el caso de la hostelería, restauración y ocio nocturno es una recomendación y no una obligación

Una mujer acude a la peluquería ataviada con mascarilla
Una mujer acude a la peluquería ataviada con mascarilla

Oviedo

Ya han saltado las alarmas. España registró 1.153 positivos nuevos por coronavirus en las últimas 24 horas, el peor dato desde que se levantó el estado de alarma, y la situación se agrava cada día que pasa. Asturias aguanta mejor que el resto de comunidades -sumó 14 infectados en el último día- pero quiere tomar medidas para evitar que la pandemia se desboque de nuevo. Por ello, el Principado ha aprobado nuevas restricciones a la hostelería, la restauración y el ocio nocturno, y ha aprovechado la modificación de la resolución que regula la nueva normalidad para obligar a otro tipo de negocios a «fichar» a sus clientes para poder seguir el rastro en caso de que surja un brote. Hay 14 tipos de establecimientos afectados, entre los que se encuentran peluquerías, salones de belleza o saunas.

La nueva resolución, ya publicada en el Boletín Oficial del Principado de Asturias (BOPA) y, por tanto, en vigor, añade un nuevo apartado al capítulo a las medidas en materia de control de riesgos y limitaciones de aforo, en concreto en lo que se refiere al «registro de clientes y usuarios en determinadas actividades». «Los titulares de hoteles, albergues y otros alojamientos turísticos, peluquerías, barberías, centros de belleza, gabinetes de estética, salones de manicura, pedicura y depilación, saunas, balnearios, spas y gimnasios deberán contar con un registro de los clientes y usuarios que accedan al establecimiento», recoge el texto. Más laxa es la exigencia para los locales de hostelería, restauración y ocio nocturno, a los que solo recomienda y no obliga que tomen esta medida.

El registro de clientes deberá incluir fecha, hora del acceso y de salida, nombre apellidos y número de teléfono de contacto. La recogida de los datos requerirá el consentimiento del interesado, «sin perjuicio de condicionar el derecho de admisión por razones de salud pública en caso de no poder contar con el mismo», detalla la resolución.

El registro se encontrará exclusivamente a disposición de la Dirección General de Salud Pública y tendrá como «única finalidad» facilitar el rastreo y seguimiento de contactos de casos positivos o sospechosos de Covid-19, según especifica el BOPA. Los datos deberán conservarse en el registro durante un plazo de un mes desde el acceso, transcurrido el cual deberá procederse a su supresión. El presidente del Principado, Adrián Barbón, ha asegurado que los establecimientos que no cumplan la ley de protección de datos se exponen a sanciones millonarias.

La medida es nueva, pero desde Salud sostienen que, en la práctica, ya se venía haciendo, ya que para acudir a este tipo de negocio es necesario pedir cita previa y ahí ya se recogían datos de los clientes.

Restricciones a la hostelería y ocio nocturno

El BOPA también recoge las nuevas limitaciones a la hostelería, restauración y ocio nocturno. Además, de la recomendación de registrar a los clientes, la resolución señala que las actividades en estos serán desarrolladas «solo con los asistentes sentados en mesas o agrupaciones de mesas a partir de las 00.00 horas».

Además, la hora máxima de cierre nocturno de todos estos queda fijada en las 02.00 horas, no pudiendo admitirse nuevos clientes a partir de las 01.30, «sin perjuicio de la aplicación del horario que tuvieren previamente autorizado por los órganos competentes si este determinase una hora de cierre anterior».

Críticas del sector

La reacción de los empresarios del sector no se ha hecho esperar y el presidente de OTEA Hostelería y Turismo en Asturias, José Luis Álvarez Almeida, ha advertido de que las restricciones horarias anunciadas por el Gobierno para establecimientos hosteleros «aboca al cierre total» de todo el sector del ocio nocturno, además de suponer un «fuerte golpe» para la actividad turística y hostelera de Asturias.

La patronal hostelera señala que, siendo consciente de la situación sanitaria, se propuso establecer el cierre del ocio nocturno a las 4.00 horas, no utilizar las barras en estos locales y el desarrollo conjunto de un sistema de control de datos de los clientes que fuera eficaz. «Sin embargo, se ha optado por decisiones totalmente negativas para el sector turístico y hostelero de Asturias que focalizan el problema sanitario en nuestro sector, que tiene que soportar un nuevo envite», ha criticado.

Comentarios

Peluquerías, centros de belleza, saunas y otros once tipos de negocio deberán «fichar» a sus clientes en Asturias