Cinco lugares excepcionales en el occidente asturiano

E. G. B. REDACCION

ASTURIAS

Playa de Frexulfe
Playa de Frexulfe Turismo Asturias

Son algunas de las visitas recomendadas para disfrutar de la historia y de los bellos paisajes de la zona occidental del Principado

03 sep 2020 . Actualizado a las 11:37 h.

El occidente de Asturias, quizá más desconocido y tranquilo que el oriente, tiene innumerables atractivos que merecen una visita.  Estos son solo cinco de esos lugares excepcionales que siempre aparecen en las recomendaciones turísticas de la Asturias occidental.

1. Monasterio de Obona (Tineo)

Monasterio de Obona
Monasterio de Obona Turismo Asturias

No está lo conservado que debería, pero es un lugar que merece la pena visitar por su increíble historia. Una historia que encima no está clara puesto que, al parecer, el Monasterio de Santa María La Real de Obona fue fundado en el año 780, o al menos eso decía un discutido documento cuyo original encima desapareció en el siglo XVII. Sea como fuere, Obona fue centro cultural y económico de primer orden. La iglesia tiene tres naves y, en su interior, destaca una talla románica del Cristo de Obona. Las dependencias y el claustro no llegaron a terminarse y, en este lugar, se encontró la referencia más antigua -que haya trascendido- a la sidra: un documento de la época que hacía constar que los siervos deberían recibir sicere si potest ese (sidra si fuera posible).

El monasterio, en cuyas aulas los monjes impartían latín, filosofía y teología, también fue importante en la ruta Jacobea, prestando auxilio a los peregrinos. Consta, de hecho, que el rey Alfonso IX despachaba y firmaba documentos en el monasterio de Obona. Obona viene de agua buena, en referencia al valle, y a la de la fuente del Matoxo, cuyas aguas son excelentes y se encuentra en las inmediaciones del monasterio, que también era un lugar de descanso para Benito Jerónimo Feijoo Montenegro. El padre Feijoo, como se conoce a este destacado erudito y ensayista de la primera Ilustración española, decía que era ciudadano libre de la república de las letras y fue autor de modernos discursos (de discurrir) con los que pretendía luchar contra las arraigadas supersticiones de la época. En la web del Ayuntamiento de Tineo se indica que, para visitar el monasterio, se pueden pedir llaves en los bares del pueblo de Obona.