La verdadera segunda ola de coronavirus ya tiene fecha de llegada a Asturias

Elena G. Bandera
E. G. Bandera REDACCION

ASTURIAS

Personal de la UCI del HUCA atiende a un paciente
Personal de la UCI del HUCA atiende a un paciente

Los expertos ponen fecha. «Nos pillará con el conocimiento de la primera oleada de marzo a mayo», sostiene López Acuña

20 sep 2020 . Actualizado a las 09:20 h.

¿Existe un patrón común en las pandemias? ¿Es posible que, como ocurrió en Asturias durante la pandemia de la influenza -mal llamada gripe española- de 1918, el mayor impacto del SARS-CoV-2 llegue a partir del otoño? La influenza dejó entonces más de 7.000 muertos en Asturias, casi 300.000 en España y 50 millones en todo el mundo, pero ni las condiciones sanitarias son las mismas de hace un siglo ni existe un patrón común en las pandemias. Cada una evoluciona de manera distinta, según las personas que se ven afectadas y la causa que provoca la infección.

El epidemiólogo y exdirectivo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) Daniel López Acuña, que asesora en esta crisis sanitaria al Gobierno del Principado de Asturias, explica que «extrapolar el patrón de las diferentes olas que tuvo la influenza de 1918 en realidad no tiene suficiente base ni fundamento. El SARS-CoV-2 es un virus nuevo, diferente en comparación con aquella pandemia».

La ausencia de un patrón en las pandemias no implica necesariamente que no se deba tener en cuenta lo ocurrido hace 100 años y, de hecho, López Acuña considera que «sí nos permite entender el poder que tuvo el confinamiento y el aislamiento en algunos lugares por separado». Cuando más estricto y temprano fue entonces el confinamiento, las tasas de incidencia y mortalidad fueron más bajas. Pero de aquella, insiste López Acuña, los sistemas sanitarios eran deficitarios y estaban mucho menos armados que los actuales, además de que las condiciones higiénico-sanitarias de la mayoría de las poblaciones de cada territorio dejaban mucho que desear, por lo que «las complicaciones asociadas a la influenza fueron altamente letales».