«Tanto a nivel nacional como en Asturias sería necesario ya un confinamiento. Vamos tarde»

Carmen Liedo

ASTURIAS

Pedro Arcos, epidemiológico y director de la Unidad de Investigación en Emergencias y Desastres de la Universidad de Oviedo
Pedro Arcos, epidemiológico y director de la Unidad de Investigación en Emergencias y Desastres de la Universidad de Oviedo

El epidemiólogo Pedro Arcos manifiesta que la incidencia de esta segunda ola será de entre el doble y el triple que la primera fase de la pandemia, aunque prevé que la letalidad sea menor. Recomienda la expansión de los servicios sanitarios ante el alto riesgo de colapso

02 nov 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

El epidemiólogo Pedro Arcos, también director de la Unidad de Investigación en Emergencias y Desastres de la Universidad de Oviedo, asiste con preocupación a la evolución de esta segunda ola de la COVID-19. En su opinión, las medidas que se han tomado en los últimos días tanto el Gobierno central como desde el Principado son insuficientes con los datos de incidencia que está teniendo el virus y por ello señala que «sería necesario ya un confinamiento» porque «vamos tarde». Arcos, doctor en Medicina (Oviedo), doctor en Ciencias de Salud Pública (Oxford y Londres) y médico especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública, tiene una amplia experiencia en pandemias al haber sido presidente de Médicos Sin Fronteras en España y haber trabajado en control epidémico en 14 países de Asia, África y América. Actualmente es profesor de Epidemiología en la Facultad de Medicina de Oviedo.

-Los datos dibujan una situación preocupante para Asturias en esta segunda ola ¿en qué momento volvimos a perder en la región las riendas de la COVID-19 cuando en verano llegamos a encadenar muchas jornadas sin positivos?

-En Asturias la situación en cuanto a incidencia (nuevos casos) empezó empeorar a finales de Julio, es decir tres o cuatro semanas tras finalizar el primer estado de alarma. La relación entre aquella apertura precoz y torpe, el aumento de la movilidad y el aumento de casos ha sido evidente. No obstante, en Asturias el buen nivel de rastreo de casos y de pruebas PCR hizo que fuese posible contener ese aumento aún durante un mes más, hasta que el nivel de circulación del virus sobrepasó las medidas adoptadas.