Asturias rechaza aumentar la protección del lobo «porque complicaría su adecuada gestión»

Junto con Castilla y León, Cantabria y Galicia, se acuerda defender la necesidad de compatibilizar la existencia de manadas con la ganaería extensiva

Un ejemplar de lobo.Un ejemplar de lobo
Un ejemplar de lobo

Redaccion

Asturias, Galicia, Cantabria y Castilla y León consideran innecesaria la inclusión del lobo ibérico en un Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial (LESPRE), una propuesta que el Gobierno central analiza desde hace varios meses, según informaciones recogidas por los medios de comunicación, lo que ha provocado inquietud de las cuatro comunidades, que han enviado una carta conjunta a la vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, firmada por los consejeros correspondientes.

Ese escrito, según informan desde el Gobierno del Principado, «plantea que conceder al lobo un nivel de protección adicional al que ya tiene sería una decisión claramente contraria a los intereses de las comunidades al norte del río Duero, que cuentan con importantes poblaciones de esta especie asentadas en su territorio y, por tanto, sufren las mayores consecuencias en el sector ganadero de los ataques puntuales de estos animales».

 Es por ello, que las cuatro comunidades consideran que una mayor protección del lobo en sus territorios «sería totalmente opuesta a las políticas desarrolladas en estas autonomías en los últimos años para buscar la compatibilidad entre la existencia de manadas de lobos en diferentes zonas del territorio con la ganadería extensiva» y «podría poner en peligro el futuro de alguna raza autóctona».

La decisión de dirigirse a Teresa Ribera, añaden desde el Principado, se adoptó tras la reunión celebrada recientemente con el director general de Biodiversidad, Bosques y Desertificación del ministerio, solicitada en septiembre por las cuatro comunidades que resultarían más afectadas si la iniciativa prospera. Las cuatro autonomías también señalan en el escrito que han elaborado y aprobado planes de gestión del lobo que tienen como objetivo su conservación en el marco establecido por la directiva europea 92/43/CEE, a través de una adecuada gestión que permita compatibilizar su presencia con el mantenimiento y mejora de la ganadería extensiva.

Con esos planes, consideran desde el Principado, «las comunidades han conseguido que las poblaciones mejoren, que ocupen nuevos territorios, que mejore la percepción de las comunidades rurales frente al lobo, que se favorezca esta especie como recurso turístico y que aumente valoración de los vecinos». Además, sostienen, «el modelo actual de gestión ha logrado una información fiable y continua de lo que sucede con la evolución de las poblaciones, con los daños a la ganadería y con la conflictividad social asociada a su gestión».

En el escrito también se deja claro que «Hablar de Asturias, Cantabria, Galicia o Castilla y León es hablar de explotaciones ganaderas familiares sostenibles y hacedoras de paisaje, de razas autóctonas en peligro de desaparición, de productos de calidad ligados a la ganadería, carnes, leches, quesos... Todo esto es lo que está en juego, no sólo una actividad económica, sino una forma de vida. Queremos territorios bien conservados con presencia del lobo, pero también queremos territorios con futuro y con vida, y para ello la ganadería extensiva es esencial». Por último, se considera que la propuesta de que esta especie tenga mayor protección «en ningún caso responde a un consenso jurídico, técnico o científico». 

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Asturias rechaza aumentar la protección del lobo «porque complicaría su adecuada gestión»