Así puede activar Asturias un fondo de rescate propio para compensar los cierres

La opciones del Principado para compensar a los sectores más afectados pasan por recurrir a la deuda y a concretar partidas en el nuevo presupuesto

Vista de una calle vacía del centro de Oviedo
Vista de una calle vacía del centro de Oviedo

Un paseo por Oviedo trae inevitablemente ecos del pasado mes de marzo, con la ciudad ralentizada como si fuera un domingo, con los comercios y cafeterías cerrados. Esta semana entró en vigor el último aumento de restricciones aprobado por el Principado, sin que Sanidad diera paso a su petición de un nuevo confinamiento domiciliario, con un toque de queda más temprano, desde la 22.00 horas, y el cierre de toda actividad no esencial. El Principado anunció que desplegaría ayudas a los sectores más afectados por los nuevos cierres y el vicepresidente Juan Cofiño mantuvo un encuentro con la patronal en la que aseguró que las habría y que se compaginarían con las de carácter estatal, pero ¿qué margen tiene Asturias para desplegar estas iniciativas en un momento en que todavía se están negociando los presupuestos del año próximo?

Las cuentas del Principado de 2021 serán fundamentales, si son aprobadas, en la puesta en marcha de las ayudas a los sectores empresariales más afectados (y la primera ronda con Ciudadanos y el PP tuvo que aplazarse ayer al ser Barbón contacto estrecho de un positivo, el de la diputada Gimena Llamedo). Otra fuente fundamental a medio plazo son los fondos europeos de reconstrucción que, aunque vayan a ser un pilar fundamental, todavía quedan demasiado lejos para la urgencia de quienes ya hoy tienen la persiana bajada. La respuesta es un un cambio de paradigma respecto a mucho de lo que los economistas han venido defendiendo en la última década: recurrir a la deuda para tener liquidez ya. 

«Está claro que existen dificultades presupuestarias y han bajado los ingresos y han aumentado los gastos sociales derivados de la pandemia» destacó e decano del Colegio de Economistas de Asturias Miguel de la Fuente quien añadió que «hay que pensar que de cara al 2021 en los presupuestos regionales se permite a las autonomías una mayor flexibilidad en el endeudamiento, nos dicen que nos podemos endeudar en el 2,2% del PIB». De la Fuente le puso números absolutos a esos porcentajes y no son cifras menores: el endeudamiento se divide entre el 1,1% del PIB regional otro 1,1% a deuda del Estado, dos bloques de 263 millones de euros cada uno que deberían servir como puntal para que la comunidad pueda dar ayudas y directas a los sectores más afectados.

«Estos sectores; el comercio minorista, la hostelería, los hoteles, el turismo, hay que señalar que suponen más de 62.000 puestos de trabajo y necesitan la liquidez necesaria para poder sobrevivir en este cierre para que cuando se acabe la pandemia puedan reiniciar su actividad», insistió De la Fuente que instó al Principado a tratar de negociar la primera parte ya asignada de fondos europeos para Asturias, unos 150 millones, destinada a vivienda, digitalización o movilidad, pueda dedicarse a ayudas. unas que sean directas, subvenciones y no créditos «porque los créditos al final hay que devolverlos, necesitan exenciones fiscales, aplazamientos de pagos de impuestos, de rentas y alquileres, en fin, liquidez suficiente, porque no nos podemos permitir dejar atrás a muchos pequeños negocios como consecuencia de este segundo rebrote».

El decano señaló que el estado aún le debe a Asturias la liquidación del IVA de 2017,  que son 86,5 millones (esta cantidad, por la que se pleiteará en los tribunales dejó de pagarse por un cambio en la forma de calcularlo por parte de Hacienda bajo el mandato de Cristobal Montoro) e insistió en que el endeudamiento debe ser la principal herramienta de las administraciones en este contexto presente. «Hay que inyectar liquidez como sea y no preocuparnos tanto por el endeudamiento, ya lo corregiremos cuando vengan los buenos tiempos», remarcó además de señalar que el objetivo fundamental es proteger el tejido productivo y evitar los cierres definitivos. «Más del 50% de las microempresas están en situación de morosidad, no están cobrando y eso les puede llevar a una situación de insolvencia que les empuje al cierre total, al concurso de acreedores y esto es muy peligroso».

El economista señaló que estas son las opciones más inmediatas, pero un punto de apoyo crucial serán los presupuestos asturianos del año próximo. Izquierda Unida ofreció en el encuentro del martes la creación de un potente fondo de rescate que fue bien recibido por el ejecutivo socialistas, pero ¿cómo se articularía?

IU rechaza rebajas fiscales

La portavoz de la coalición, Ángela Vallina, indicó que «hay, a juicio de IU, distintas líneas que deben tenerse en cuenta y combinarse para poder crear y dotar el fondo: primero los Fondos Covid, segundo, los recursos adicionales que se prevén lleguen y que también serán posibles al plantearse un presupuesto expansivo y, por último la capacidad de endeudamiento que debe aprovecharse para evitar el colapso económico». Vallina añadió que la coalición descarta rebajas fiscales «eso lo plantean los demagogos, los que mienten. Basta recordar lo que hizo el PP, que llegó con la cantinela de bajar impuestos pero que al final lo que hizo fue subir la presión fiscal a la mayoría, con una subida del IVA, con un mantenimiento del IRPF o incluso subida a las clases populares y medias y con una bajada que solo benefició a las rentas más altas y que menos lo necesitaban».

En este sentido, la portavoz de IU insistió en que «habrá que estar atentos a los impuestos nuevos que puedan establecerse desde la administración central que además debería ir hacia una armonización para evitar paraísos para las rentas más altas».

 Los naranjas quieren un plan de rescate

Ciudadanos fue una de las fuerzas que vio aplazada su reunión con Barbón, que mantendrá un aislamiento de diez días, para la negociación presupuestaria. Los naranajas son una de las fuerzas que se abrieron en el debate sobre el estado de la región a plasmar un pacto sobre las cuentas.

Sobre sus demandas, la portavoz parlamentaria de Ciudadanos, Susana Fernández, señaló que «llevamos semanas diciendo que los presupuestos autonómicos tienen que incluir un plan de rescate para los sectores y colectivos más afectados por la pandemia, pero hasta que no tengamos la primera reunión con el Gobierno del Principado preferimos no ofrecer más detalles de nuestras líneas de negociación. Tenemos claras cuáles son las líneas básicas y algunos detalles importantes, pero primero queremos escuchar al Gobierno del Principado».

En este sentido, destacó que «consideramos que van a ser unos presupuestos muy especiales, ya que a pesar de la caída de la recaudación se van a dar varios factores que pueden provocar una subida de ingresos»; y añadió que agradecía que «el presidente haya recogido nuestra propuesta de reunirse con los colectivos más afectados, pero ahora tiene que demostrar que va a ofrecer una respuesta presupuestaria acorde a las necesidades de los asturianos».

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Así puede activar Asturias un fondo de rescate propio para compensar los cierres