Así puede activar Asturias un fondo de rescate propio para compensar los cierres

ASTURIAS

Vista de una calle vacía del centro de Oviedo
Vista de una calle vacía del centro de Oviedo J. L Cereijido

La opciones del Principado para compensar a los sectores más afectados pasan por recurrir a la deuda y a concretar partidas en el nuevo presupuesto

05 nov 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Un paseo por Oviedo trae inevitablemente ecos del pasado mes de marzo, con la ciudad ralentizada como si fuera un domingo, con los comercios y cafeterías cerrados. Esta semana entró en vigor el último aumento de restricciones aprobado por el Principado, sin que Sanidad diera paso a su petición de un nuevo confinamiento domiciliario, con un toque de queda más temprano, desde la 22.00 horas, y el cierre de toda actividad no esencial. El Principado anunció que desplegaría ayudas a los sectores más afectados por los nuevos cierres y el vicepresidente Juan Cofiño mantuvo un encuentro con la patronal en la que aseguró que las habría y que se compaginarían con las de carácter estatal, pero ¿qué margen tiene Asturias para desplegar estas iniciativas en un momento en que todavía se están negociando los presupuestos del año próximo?

Las cuentas del Principado de 2021 serán fundamentales, si son aprobadas, en la puesta en marcha de las ayudas a los sectores empresariales más afectados (y la primera ronda con Ciudadanos y el PP tuvo que aplazarse ayer al ser Barbón contacto estrecho de un positivo, el de la diputada Gimena Llamedo). Otra fuente fundamental a medio plazo son los fondos europeos de reconstrucción que, aunque vayan a ser un pilar fundamental, todavía quedan demasiado lejos para la urgencia de quienes ya hoy tienen la persiana bajada. La respuesta es un un cambio de paradigma respecto a mucho de lo que los economistas han venido defendiendo en la última década: recurrir a la deuda para tener liquidez ya. 

«Está claro que existen dificultades presupuestarias y han bajado los ingresos y han aumentado los gastos sociales derivados de la pandemia» destacó e decano del Colegio de Economistas de Asturias Miguel de la Fuente quien añadió que «hay que pensar que de cara al 2021 en los presupuestos regionales se permite a las autonomías una mayor flexibilidad en el endeudamiento, nos dicen que nos podemos endeudar en el 2,2% del PIB». De la Fuente le puso números absolutos a esos porcentajes y no son cifras menores: el endeudamiento se divide entre el 1,1% del PIB regional otro 1,1% a deuda del Estado, dos bloques de 263 millones de euros cada uno que deberían servir como puntal para que la comunidad pueda dar ayudas y directas a los sectores más afectados.