El asturiano acusado de matar a un okupa en Canarias afirma que no recuerda la pelea

La Fiscalía solicita una condena de 22 años de prisión por un delito de asesinato para Jesús M.L.


El asturiano acusado de haber asesinado en Morro Jable (Fuerteventura) a un joven que tenía ocupada una vivienda suya ha dicho ante la Audiencia de Las Palmas que no recuerda los detalles de la pelea que tuvo la noche del 22 de enero de 2018, salvo que cree que primero le atacó la víctima en la calle y que, en su huida, cogió un palo y se refugió en un bar.

En la primera sesión del juicio con Jurado que se sigue contra el procesado, Jesús M.L., un cocinero asturiano jubilado y con antecedentes no computables a esta causa, este ha manifestado que recuerda lo ocurrido con «mucha confusión», pero que el ataque que recibió del fallecido, E.J.O.H., sucedió cuando acababa de aparcar su coche, por lo que tuvo miedo y salió corriendo para salvar su vida.

Fue entonces cuando se encontró en un contenedor el palo -que tenía la mitad de una tijera atada a la punta-, y se metió en el bar «Eliseo», cuyo propietario ha declarado, sin embargo, que había visto al acusado esa noche en el bar que había junto al suyo viendo el partido de fútbol de ese domingo, hasta que entró tras la víctima en su local y E.J.O.H. dijo: «Eliseo, Eliseo, se va a liar».

Según el dueño del bar, en su local había unas ocho personas cuando entró la víctima pidiendo ayuda y diciéndole al procesado «dame aquí que hay cámaras» y que al salir de detrás de la barra como para separarlos fue cuando vio que el palo tenía punta. «Todos echaron a correr» hacia la calle en cuanto pudieron y él trató de mantener dentro del local al acusado, pero logró salir, ha indicado el testigo, que ha añadido que, al poco tiempo, escuchó gritos y ya estaba muerto E.J.O.H.

Otro testigo, un sargento de la Guardia Civil que estaba de baja médica y se encontraba en el bar viendo el fútbol, ha afirmado que la víctima llegó muy alterada y que tras él entró el agresor y se produjo un pequeño tumulto, pues la víctima empezó a tirar vasos y sillas para defenderse del acusado, que llevaba un palo que trataba de clavarle. Según su versión, en cuestión de segundos, la víctima salió del bar, después el agresor y la gente que estaba en el interior y fue entonces cuando el joven cayó en el asfalto. Cuando el fallecido ya estaba en el suelo, el acusado cogió una piedra e intentó golpearle en la cabeza, ha indicado el guardia civil, que fue quien lo retuvo con ayuda de un vigilante hasta que llegaron los efectivos de la Guardia Civil y de la Policía Local.

Según la Fiscalía, el acusado provocó al fallecido siete heridas en el tórax y en la zona pectoral mediante un ataque sorpresivo y cuando logró escapar y salir del bar, debido a la gravedad de las heridas provocadas, apenas pudo caminar treinta metros, desplomándose junto a un coche, momento en el que el procesado cogió una piedra, le golpeó en la cabeza varias veces y le dio varias patadas. El juicio continúa este martes con la declaración de nuevos testigos de la causa contra Jesús M.L., para quien la Fiscalía solicita una condena de 22 años de prisión por un delito de asesinato, informa Efe. 

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

El asturiano acusado de matar a un okupa en Canarias afirma que no recuerda la pelea