Se juntan Jiménez Losantos, Inda y Rubido y hablan del asturiano: ¿es el comienzo de un chiste?

Juan M. Arribas

ASTURIAS

Federico Jiménez Losantos
Federico Jiménez Losantos

17 nov 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Hay chistes buenos, chistes malos y luego están los de Joaquín. La tertulia de Es la mañana de Federico del pasado viernes abordó la situación del asturiano. Intervenía el director, Federico Jiménez Losantos escoltado por Bieito Rubido, exdirector de ABC y Eduardo Inda, director de OKDiario. Lo que allí se comentó puede ser un indicio de lo que la derecha mediática capitalina piensa/conoce sobre la llingua. No se echen las manos a la cabeza, porque durante unos minutos resucitó hasta la figura de Javier Fernández, el expresidente del Principado, que ha optado por el silencio político, cuan eremita.

Vamos por partes. La situación de la fala aragonesa dio pie a que Jiménez Losantos lanzase el guante, recogido gustosamente por Rubido, sobre la llingua. El director de ABC desveló un secreto de despacho, un buen off the record: cómo Javier Fernández («un gran tipo», apuntó Inda) le llamó en la anterior legislatura para que desde las páginas del periódico monárquico diesen batalla contra la cooficialidad del asturiano («porque los periódicos asturianos no lo van a hacer», agregó J.F.) Rubido se fue calentando y añadió más leña: que Javier Fernández consideraba que la cooficialidad y en palabras literales de Rubido «la legalización del bable» (sic) era una barbaridad y que después vendría el independentismo. O sea, los viejos argumentos de J.F. que Barbón ha borrado del mapa.

Pero el calentón de Rubido se contagió a Losantos (aunque no parece que Losantos necesite mecha para calentarse) y arrancó aquí una digresión muy graciosa. Losantos habló de un dialecto llamado papitu, o papichu, (no lo recordaba con exactitud, ¿será el pixuetu?) y sentó cátedra por sus estudios en Filología: el bable significa habla («pero ellos no lo saben») y no llega ni a la categoría de dialecto. Puso un ejemplo: el vasco tenía siete bables o hablas (populares) y otros dos subbables.