El Principado no ve «ético» usar la vacuna como «un pasaporte sanitario» para acudir a eventos masivos

Andalucía quiere lanzar un documento para ir al fútbol o a concierto y Madrid propone una cartilla informativa de pruebas realizadas

Un científico del Centro Nacional de Epidemiología y Microbiología Nikolai Gamaleya mientras trabaja en la producción de una nueva vacuna contra el covid-19 en Moscú, Rusia
Un científico del Centro Nacional de Epidemiología y Microbiología Nikolai Gamaleya mientras trabaja en la producción de una nueva vacuna contra el covid-19 en Moscú, Rusia

La vacunación en Asturias no servirá como «una especie de pasaporte sanitario», una cartilla que se utilice para ir a eventos multitudinarios ni para ampliar la movilidad personal en ningún sentido. No será así ya que, según recalcó el jefe de servicio de Vigilancia Epidemiológica, Ismael Huerta «no sería ético».

No se trata de una idea llovida del cielo, lo cierto es que la víspera de que comience la campaña de vacunación contra el covid-19, el próximo 27 de diciembre, hay administraciones que han lanzado propuestas en este sentido. El Gobierno de Andalucía, según afirmó su propio presidente Juanma Moreno, estudia hacerlo, un «certificado», ya sea un documento o un código QR que permitiría viajar, acudir a estadios de fútbol o a otros eventos con aglomeraciones. 

Pero Huerta lo descartó para Asturias de forma tajante «es una cuestión que éticamente no se plantea», destacó el epidemiólogo que añadió que «quedará registrada la vacunación de cada persona, y se les podrá expedir un documento de vacunación en el que conste las vacunas que reciba; pero el que eso sea una especie de pasaporte sanitario como en su momento se habló para determinados test de anticuerpos, no se considera ético».

Cualquier persona que se haya vacunado tiene un registro de vacunas, y nada es diferente en el caso de la del covid. Se trata de una toma voluntaria y, en todo caso, los responsables de salud pública de Asturias salieron al paso de las interpretaciones que han sugerido que se haría una especie de lista de personas que se negaran a vacunarse.

«No se va a elaborar un listado de personas que no se quieran vacunar pero sí va a quedar registrado la no vacunación, porque es una de las cosas que queremos saber e intentaremos, dentro de tres opciones, poder saber las causas básicas por las que no se quieren vacunar, pero eso quedará registrado en la historia clínica de la persona y no van a ser listados públicos para nada», destacó Huerta quien insistió que este tipo de registros de haceb en todas las historias clínicas siempre que un paciente rechace un tratamiento que se le ofrezca, de cualquier tipo, pero se trata de un información protegida.

Si Andalucía ha propuesto usar la vacuna como una especie de salvoconducto para ir al fútbol o los conciertos; en Madrid otro ejecutivo también del PP lleva meses acariciando la idea de un documento similar. El Gobierno de Isabel Díaz Ayuso incluirá en la tarjeta sanitaria lo que ha denominado «cartilla covid» con un registro de pruebas PCR y singularmente de antígenos realizadas y que podría mostrarse, según afirmaron, de forma voluntaria.

Lo cierto es que la vacuna no llegará hasta el grueso de la población general hasta bien entrado el año próximo. En Asturias las primeras tomas comenzarán el 27 de diciembre priorizando a residentes de geriátrios y a trabajadores sociosanitarios además de personas altamente dependientes. El Principado quiere vacunar a 150.000 personas antes de que termine el primer trimestre de 2021.

Sólo entonces comenzará la vacunación de la población general y además en orden de edad, primero los más mayores y al final los más jóvenes.

Cribado para viajes desde Inglaterra

Por otra parte, y según recogió EFE, el Gobierno asturiano ha citado a las personas que hayan llegado al Principado desde Inglaterra en las dos últimas semanas a participar en un estudio para la detección de casos asintomáticos de covid-19 mediante la realización de una prueba PCR.

Según ha informado el Ejecutivo, el cribado se mantendrá activo hasta que finalicen las fiestas navideñas y se aplicará a quienes hayan regresado a la región desde el 8 de diciembre procedentes de zonas donde hay circulación de la variante británica del coronavirus, especialmente para quienes llegan desde Londres y el sudeste de Inglaterra.

El Servicio de Salud del Principado (Sespa) ha habilitado un formulario en la web Astursalud y las personas interesadas también pueden llamar al teléfono al 984 100 400 donde se le citará para realizar la prueba por lo que deben aportar un número de teléfono operativo para recibir información sobre el día, hora y lugar donde se practicará la PCR y también sobre el resultado.

En el caso de que se hayan hecho una PCR antes del regreso a España, los viajeros deberán solicitar otra pasado un plazo de tres a cinco y, si presentan síntomas compatibles con la enfermedad como fiebre, tos, malestar general, dolores musculares o pérdida de gusto y olfato, tendrán que contactar inmediatamente con su centro de salud.

Además, Salud recomienda a las personas procedentes de Inglaterra que limiten los contactos durante su estancia en Asturias porque, advierte, una PCR negativa puede provocar «una falsa sensación de seguridad».

Las autoridades sanitarias han adoptado esta medida con el objetivo de mantener la actual tendencia de remisión en el Principado y ante el incremento de la incidencia de la pandemia en Inglaterra y la aparición de una nueva variante del virus en las últimas semanas.

Todo lo que necesitas saber sobre la vacuna contra el covid en Asturias

L. Ordóñez
Un voluntario recibe una vacuna experimental contra el covid
Un voluntario recibe una vacuna experimental contra el covid

El Principado espera llegar a 150.000 personas en el primer trimestre de 2021 priorizando a la población vulnerable y los trabajadores sociosanitarios

La fecha para la primera toma de la vacuna contra el coronavirus en Asturias, la aprobada ya por la Agencia Europea del Medicamento, la de Pfizer, será la ya conocida del 27 de diciembre, al igual que en el resto de España. La primera personas que la reciba aún no se conoce pero es bastante probable que en el listado estén marcados en los proximos días sus nombres y apellidos. La distribución de las vacunas en Asturias será prácticamente personalizada, primero por la urgencia de atender de forma prioritaria a los grupos más vulnerables, y segundo porque al ser una toma voluntaria, es preciso que se acceda de forma individual al recibirla.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

El Principado no ve «ético» usar la vacuna como «un pasaporte sanitario» para acudir a eventos masivos