Nuevo mínimo histórico de fallecidos en las carreteras asturianas

La pandemia propicia que solo 13 personas hayan muerto por accidentes de tráfico

Accidente de tráfico en Coaña, Asturias
Accidente de tráfico en Coaña, Asturias

Las carreteras asturianas registraron el pasado año 13 muertos en accidentes de tráfico, un mínimo histórico, que supone un descenso de más del 38% respecto a 2019 y uno de los mayores de todas las comunidades autónomas. El Principado había cerrado 2019 con 21 fallecidos, 11 menos que en 2018, cuando se produjo el trágico accidente de bus de Avilés

La cifra, en cualquier caso, es la más baja registrada en Asturias y está propiciada por la caída del tráfico en la pandemia. En 2015 se había alcanzado el mínimo histórico de 19 víctimas mortales. En la última década, en las carreteras asturianas se ha pasado de los 43 muertos de 2009 a los 13 del pasado año.

En el conjunto del país, el año de la pandemia del coronavirus cerró con 870 muertos en accidentes de tráfico en las carreteras interurbanas, lo que significa un descenso del 21 por ciento respecto a 2019.

Las mayores reducciones de han registrado en Madrid, Canarias, Cataluña, Asturias y el País Vasco, mientras que en Castilla-La Mancha y Baleares fueron las únicas comunidades que vieron aumentar los muertos en carretera.

Son los datos que este jueves han ofrecido el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, y el director general de Tráfico, Pere Navarro, que han informado del balance provisional de la siniestralidad vial en 2020, que contabiliza los fallecidos en accidente a 24 horas (las muertes en las 24 primeras horas del siniestro).

Las restricciones a la movilidad consecuencia de la covid-19 ha han hecho posible ese notable descenso de la siniestralidad, en un año en el que se han registrado en las carreteras interurbanas 797 accidentes mortales (también un 21 por ciento menos que en 2019), y un descenso del 25 por ciento en los desplazamientos de largo recorrido, con 321 millones.

Marlaska ha reconocido que se trata de un año «tristemente excepcional» que ha condicionado la actividad pública y privada y ha tenido una «clara incidencia» en la movilidad y en la siniestralidad.

Por primera vez en 60 años, menos de 1.000 muertos

Y aunque por primera vez en 60 años las estadísticas han recogido menos de 1.000 fallecidos y 59 días del año sin ningún muerto en las carreteras, el ministro no ha querido hacer un balance «triunfalista» porque 870 muertes violentas y 3.463 heridos graves (un 22 % menos) son unas cifras «inaceptables», tanto para la sociedad como para los responsables de su Departamento.

«Sabemos que en su mayoría son evitables», ha enfatizado Marlaska, como también lo hubieran sido los 125 fallecidos en turismo y furgoneta que no llevaban puesto el cinturón de seguridad, es decir, uno de cada 4 muertos o el 26 %, lo que supone 4 puntos por encima de 2019.

También preocupa a los responsables de Tráfico que algo más de un tercio (13 de 36) de los ciclistas que perdieron la vida el año asado no hacían uso del casco.

Por el contrario, en el colectivo de los motoristas ha aumentado la utilización de este sistema de seguridad. Solo 6 de los 189 muertos no lo llevaba, lo que representa el 2 % frente al 4 % del año.

Esa cifra de motoristas fallecidos representa una reducción del 34 % respecto a 2019. Mientras, el número de peatones muertos atropellados se redujo un 22 % hasta los 92 y el de ciclistas un 10 %.

En total, estos usuarios vulnerables que suman 317 fallecidos han registrado un descenso del 29 % y representan el 37 % del total de víctimas mortales, 3 puntos por debajo del año anterior.

En 2020, además, solo ha habido un fallecido en accidente de autocar (el año pasado, ninguno), lo que, según el ministro, confirma que la seguridad del transporte por carretera en nuestro país es de las más altas del mundo.

Los meses del Covid

El ministro ha hecho hincapié en que la movilidad se ha visto condicionada por la crisis sanitaria, con 106 millones de movimientos menos, aunque el parque automovilístico ha crecido un 1 % hasta los 34,8 millones de vehículos, en tanto que el censo de conductores ha bajado un 0,7 % hasta los 27,1 millones.

Durante enero y febrero, antes de la declaración del estado de alarma en una situación ordinaria «no lo empezamos bien», ya que entre el 1 de enero y el 14 de marzo se incrementó el número de fallecidos en un 8 % respecto al mismo periodo de 2019.

Sin embargo, desde el 15 de marzo al 20 de junio, cuando comenzó la desescalada, se produjo un «importante» descenso del 59 % con 32 días en ese periodo sin fallecidos frente a 10 de 2019.

Desde el 21 de junio hasta el 31 de diciembre, perdieron la vida un 12 % menos de personas que el año anterior.

Durante el primer estado de alarma, los camiones de más de 3.500 kilos fueron el único medio de transporte en el que aumentó su siniestralidad en carretera (18 fallecidos frente a 11 en 2019), y pasaron de representar el 3 % del total de fallecidos en vías interurbanas entre el 1 de enero y el 14 de marzo al 15 % durante el estado de alarma.

Menos muertos en autopistas y autovías

Marlaska ha resaltado que la siniestralidad en autopistas y autovías se ha reducido un 34 % hasta los 200 muertos, mientras que en carretera convencional lo ha hecho en un 16 %, con 670 fallecidos.

A pesar del descenso, este tipo de vía sigue siendo la más peligrosa y donde mayor número de víctimas mortales se registran (77 % del total de los fallecidos).

Por tipo de accidente, ha aumentado el porcentaje de fallecidos por salida de la vía, que han pasado del 39 % en 2019 al 44 % en 2020. Según Marlaska, el único responsable es el propio conductor al no estar implicado ningún otro vehículo y las causas son el exceso de velocidad unido al consumo de alcohol y drogas y al uso del móvil.

Por tramos de edad, el menor descenso de fallecidos se dio entre los jóvenes de 15 a 24 años y en el de grupo de 55 a 64 años, con un descenso de 15 % en ambos casos.

Las mayores reducciones se registraron en los grupos de 45 a 54 años (-26 %), 25 a 34 años (-23 %), mayores de 64 años (-23 %) y hasta los 14 años (han pasado de 19 a 7 fallecidos).

Las únicas comunidades donde suben los fallecidos 

Los muertos han disminuido en todas las comunidades autónomas, con excepción de Castilla-La Mancha, donde se han registrado 16 más que 2019, y Baleares, con uno más.

Además, Cantabria no ha registrado variación alguna respecto a 2019, y Ceuta y Melilla, un fallecido más.

Las mayores reducciones entre las comunidades con más de 10 fallecidos en 2020 correspondieron a Madrid, que pasó de 90 a 44; Canarias (de 39 a 22), Cataluña (de 175 a 105), Asturias (de 21 a 13) y País Vasco (de 38 a 25)

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Nuevo mínimo histórico de fallecidos en las carreteras asturianas