Pulgar: «Quien ha iniciado la polémica de mi vacunación no es ajeno al Montepío»

Nel Oliveira
Nel Oliveira REDACCIÓN

ASTURIAS

Juanjo Pulgar recibe la vacuna contra el covid-19
Juanjo Pulgar recibe la vacuna contra el covid-19

«Tengo contacto directo con los trabajadores y con los residentes. Hice lo que debía», asegura el administrador de la residencia geriátrica de Felechosa

02 feb 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Continúa la polémica sobre el proceso de vacunación del covid-19. Una de las últimas en saltar ha sido la inoculación de Juanjo Pulgar, presidente del Montepío de la Minería Asturias. Recibió la primera dosis de Pfizer el pasado 30 de diciembre, tres días después de que la campaña de vacunación diera el pistoletazo de salida en España. No obstante, Pulgar también es, desde 2014, administrador de la residencia para mayores de Felechosa. «Tengo contacto directo con los trabajadores y con los residentes, y por lo tanto tengo que preservar su salud. Esa es la razón por la que fui al proceso de vacunación, como todos los demás. Hice lo que debía de hacer para proteger a los residentes», explica el gerente.

No obstante, Pulgar va más allá. Considera que «quien ha iniciado la polémica de mi vacunación no es ajeno al Montepío». Su teoría pasa porque «hay personas que en su momento estuvieron vinculadas a la dirección del Montepío y son las que están participando de una manera muy activa en esta polémica en las redes sociales». Asimismo, Pulgar afirma con certeza que «seguro que muchos de los que han generado esta polémica hubieran generado justo la contraria si no me hubiera vacunado y en la residencia hubiera un brote. Entonces la responsabilidad sería mía por no estar vacunado».

Según las indicaciones de la Consejería de Salud, descritas en una carta con fecha del 17 de diciembre de 2020, en uno de sus párrafos figura que «desde un criterio sanitario de prudencia y protección de la población de residentes incluimos a todas las personas que trabajan y prestan servicios en el centro, fueran sanitarios o no. Entendiendo por trabajador o trabajadora de la residencia a todas aquellas personas, que bien por cuenta propia o ajena, contratación directa o indirecta, por obligaciones legales, debieran de prestar sus servicios y por ende acudir a la residencia uno o más días a la semana y que pudieran estar en contacto directo con el resto de trabajadores y residentes, y que por tanto su vacunación supusiera salvaguardar la salud de los mismos en el marco de las instalaciones de la residencia sin poner en riesgo la de los residentes».