Industria alerta sobre una «burbuja» de expectativas con los fondos europeos

Los grupos de la oposición reprochan al Principado la falta de respaldo del Gobierno central a demandas del sector regional

Vista exterior de las instalaciones de Asturiana de Zinc en Avilés
Vista exterior de las instalaciones de Asturiana de Zinc en Avilés

El consejero de Industria, Enrique Fernández, ha advertido hoy de la necesidad «pinchar» la «burbuja» de expectativas generadas por los fondos de reconstrucción puestos en marcha por la Unión Europea para superar la crisis económica derivada de la pandemia del coronavirus.

En su réplica a los grupos parlamentarios en la segunda jornada del pleno monográfico sobre la situación de la industria que celebra la Junta General, Fernández ha subrayado este jueves que Asturias está preparada y tiene «todas las maletas cargadas de proyectos» para optar a unas ayudas para cuya convocatoria aún no hay un plazo definido.

Así, ha subrayado que, si se atiende al volumen de todos los proyectos que se están anunciando y se confirmaran en todos los casos, España acabaría gastando los 750.000 millones de euros presupuestados por la UE dentro del programa Next Generation.

En su respuesta, ha cuestionado también que se le reprochara su alusión a una hipotética decisión de ArcelorMittal de deslocalizar la producción de sus plantas en Asturias dado que, ha subrayado, ese riesgo existe en Asturias, España y Europa «desde hace treinta años» y admitirlo no supone una irresponsabilidad «si no un intento de identificar la realidad».

Asimismo, ha avanzado que su departamento ha trasladado ya a los ministerios de Industria y de Transición Ecológica los planteamientos incorporados a la Alianza por la Industria y se ha pedido a sus titulares que acudan a Asturias para abordar las soluciones de los problemas detectados en ese ámbito por los partidos y organizaciones empresariales y sindicales firmantes.

«No tenemos el BOE ni mando en plaza, pero hacemos ante el Gobierno central, con éxitos y con fracasos, las reivindicaciones que son de interés general para la industria asturiana», ha añadido tras las críticas de la oposición a cuestiones como el Estatuto de la Industria Electrointensiva elaborado sin atender las alegaciones presentadas por el Principado.

También ha reprochado a las distintas formaciones que recurran a datos «falsos» para presentar a Asturias como «un infierno o un desierto industrial» pese a que, al margen de compañías y sectores con problemas, también hay actividades y empresas que están compitiendo con éxito en los mercados internacionales por lo que ha pedido «cordura y responsabilidad».

Fernández ha rechazado además las acusaciones de los grupos de oposición que consideran «triunfalista» el discurso con el que ayer abrió la sesión y que, a su juicio, fue «realista y contenido» dado que todas las actuaciones a las que se refirió «se han llevado a cabo y son contrastables».

Además, ha lamentado que en sus intervenciones obviaran la situación derivada de la pandemia y hayan preferido hablar de la gestión realizada «como se hubiera hecho en circunstancias normales» y ha advertido de que hubiese firmado antes de que comenzase la crisis sanitaria que, casi un año después, Asturias sólo hubiese perdido el 1,1 por ciento de su empleo en el sector industrial como reflejan las últimas estadísticas; informó EFE.

Antes, la portavoz parlamentaria del PP, Teresa Mallada, había acusado al Gobierno de España de «atentar directamente contra la espina dorsal» del sector industrial asturiano, una cuestión que debe situarse «por encima de las siglas políticas y de los puestos».

Mallada, que ha asegurado que el balance de la legislatura del Gobierno asturiano se resume en la «triste afirmación» de que Asturias cuenta «con casi 48.000 empleos en el aire», ha lamentado que frente a los sucesivos cierres de la empresas el consejero de Industria, Enrique Fernández, solo demuestra «incapacidad».

«Su Gobierno traslada una falta de confianza absoluta a los inversores, a lo que se suman trabas, trabas y más trabas a Asturias por parte del Gobierno de su partido en Madrid», ha advertido antes de alertar de que la administración central «torpedea» la economía de la comunidad con «decisiones injustas y anuncios imposibles de cumplir».

La portavoz popular, que ha recordado que su grupo ha presentado un recurso ante el Consejo de Ministros para la revisión del estatuto electrointensivo y ha defendido la puesta en marcha de una normativa que regule los polígonos industriales, ha pedido al Principado que «deje de cacarear en los medios de comunicación la existencia de proyectos que hoy no son ninguna realidad».

Por su parte, la diputada de Podemos Nuria Rodríguez ha cuestionado que el consenso alcanzado entre el resto de formaciones parlamentarias para impulsar la Alianza por la Industria plantee seguir haciendo «lo mismo de siempre» y considerar que las deslocalizaciones y los despidos masivos se resuelven «dando más dinero público a multinacionales». 

Tras advertir de que Asturias «es casi absolutamente dependiente del exterior» especialmente en los sectores denominados estratégicos, la conclusión de esa «tremenda verdad colectiva» es que en el Principado «no hay una auténtica industria» y vive «en un declive permanente».

Para la parlamentaria morada, el documento surgido de la recientemente creada Alianza por la Industria, a la que no se sumó Podemos, sigue planteando que lo que tiene que hacer el sector público «tras décadas de chantajes y deslocalizaciones es darle más dinero a las multinacionales».

Por lo tanto, ha apuntado, ese acuerdo «nace torcido» y, pese a ello, las únicas críticas se dirigen a la formación morada por no avalarlo lo que confirma «que la foto importaba más que el contenido» dado que no hay «nada parecido a un plan de acción común entre los firmantes y lo único que trasladan al conjunto de la sociedad son dudas y discrepancias».

Crítica fue también la portavoz parlamentaria de IU, Ángela Vallina, al advertir de que Asturias ha pasado «décadas en blanco en política industrial» y que ahora el Gobierno regional vuelve a actuar «con la misma triste parsimonia y el mismo derrotismo» de ejecutivos anteriores en una cuestión que merecería «su total implicación». 

IU, que firmó un acuerdo de investidura con el Gobierno de Adrián Barbón, ha recordado que cuando hace más de un año pidió celebrar ese primer debate, el consejero no vio necesario diseñar una estrategia industrial unitaria y pactada con los agentes sociales y políticos que reclamaba la coalición «más allá de alguna proclama retórica».

«Se equivocó y por ello nos hemos pasado, en términos políticos, un año en blanco», ha añadido Vallina dado que hubo que esperar a la polémica por la aprobación de un Estatuto Electrointensivo «que desprecia las resoluciones de esta Cámara» para que su departamento convocara a los representantes políticos y sociales para formar la Alianza por la Industria.

Así, ha subrayado, este nuevo debate es la prueba del «fracaso» durante este año y ha mostrado su temor a que continúe en el futuro «si persiste en su falta de iniciativa» pese a que Asturias necesita un Gobierno que asuma su responsabilidad para defender los intereses de la región «enfrentándose a quien sea necesario» y exigiendo a las ministras Reyes Maroto y Teresa Ribera «que pasen de una vez de las palabras a los hechos».

La portavoz parlamentaria de Ciudadanos, Susana Fernández, ha responsabilizado hoy al Gobierno central del «apocalipsis industrial» que vive Asturias y de la «crítica» situación del sector secundario en la región. Fernández ha recordado que la aprobación del Estatuto de las Electrointensivas «mutó de tabla de salvación a puntilla definitiva» para el sector «gracias a la inestimable participación de los tres partidos de la izquierda aquí presentes y que configuran el Gobierno estatal: PSOE, Podemos e IU».

El portavoz parlamentario de Foro, Adrián Pumares, ha advertido hoy de que la evolución seguida por la industria asturiana en el último año constata «el fracaso» del Gobierno asturiano en el ejercicio de sus competencias «con la ayuda inestimable» del Ejecutivo central. Pumares ha incidido en que más de un año después de que se celebrase otro pleno dedicado a analizar la situación de la industria, los costes energéticos siguen condicionando la competitividad de las empresas electrointensivas y compañías como Duro Felguera continúan dando «señales de alarma» y se llevó a cabo una venta «no adecuada» de la aluminera Alcoa.

La única novedad respecto al año pasado, al margen de la pandemia, es el anuncio de los fondos europeos de reconstrucción «y no es baladí que los vaya a repartir Pedro Sánchez», ha apuntado Pumares, que ha considerado optimista pensar que a Asturias vaya a llegar «ni una décima parte» de lo que le corresponde y ha rechazado el «triunfalismo» del consejero.

Por último, el portavoz parlamentario de Vox, Ignacio Blanco, ha calificado de «pantomima» esta sesión igual que la anterior y ha considerado «más fiable» a la marmota Phil prediciendo el tiempo que al Gobierno cumpliendo las propuestas que surgen del parlamento dado que ninguna de las aprobadas «se ha llevado a término».

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Industria alerta sobre una «burbuja» de expectativas con los fondos europeos