Un 60% de los electores verificados ya ha votado en los comicios de la Universidad de Oviedo

Casi 7.000 personas, un 29% del censo electoral, habían verificado sus móviles para poder participar

Ignacio Villaverde y Santiago García Granda
Ignacio Villaverde y Santiago García Granda

Redaccion

Casi 7.000 de las aproximadamente 24.000 personas que forman parte de la comunidad de la Universidad de Oviedo, entre estudiantado, profesorado y personal de administración y servicios, podrían participar a lo largo del día de hoy en las primeras elecciones telemáticas de la institución académica tras haber verificado sus teléfonos móviles para poder votar. Hasta las 16 horas habían votado el 60,91 % de las y los verificados, con 4.237 votos emitidos. En concreto, habían participado 971 de los 1.133 profesores permanentes que verificaron sus móviles (cuyo voto, con un 55%, es el que más peso tiene en las elecciones); 620 de los 869 profesores no permanentes verificados, 1.899 de los 4.079 estudiantes verificados y 747 de las 875 personas del personal de administración y servicios que también verificaron sus teléfonos.

De completar el proceso ejerciendo finalmente su voto entre las 10 y las 19 horas de hoy, supondría la mayor participación en la historia reciente de la Universidad al representar al 29% del electorado, que elegirá al nuevo rector entre dos candidatos, Santiago García Granda e Ignacio Villaverde.

En ese porcentaje, que a priori puede resultar escaso, hay que tener en cuenta que el estudiantado es lógicamente la inmensa mayoría de esas 24.000 personas que forman parte del censo electoral de la Universidad de Oviedo. En concreto, estarían llamados a votar 20.508 alumnos y alumnas que, como ocurre en todas las universidades, no tienen precisamente entre sus prioridades las votaciones al Rectorado. No obstante, el porcentaje que sí ha verificado sus móviles para participar se sitúa en un 19,89%, una de las cifras más altas de los últimos años. Solo en 2008 ese porcentaje fue mayor con un 21,18% y, con respecto a la segunda vuelta de las anteriores elecciones de 2016, crece en un 0,71%.

El mayor porcentaje de teléfonos móviles verificados, y por tanto mayor interés por participar en estas elecciones, es el del colectivo de profesores permanentes: un 94,26%, casi un 6% más que en los comicios anteriores y, de llevar a cabo la votación, el más alto desde 2008. Esto se traduce en que de los 1.202 profesores permanentes que tiene en la actualidad la Universidad, 1.133 ya tienen los códigos necesarios para ejercer hoy su voto.

Otro colectivo en el que, en principio, hay un mayor interés por participar que en las elecciones de 2016 es el del personal de administración y servicios, que está integrado por 1.047 personas y en el que un 83,57% han verificado su móvil para votar. Es casi un 7,5% más que en 2016, de emitir su voto finalmente, pero en las elecciones de 2008 y 2012 la participación fue superior al 85%.

Y, por último, el colectivo de los profesores no permanentes es el que mayor crecimiento registra respecto a la participación en anteriores elecciones al Rectorado, de casi un 13%. Formado por 1.235 personas, un 70,36% han verificado sus móviles para votar cuando en las anteriores elecciones no se pasaba del 65% y, en concreto, en las últimas que se celebraron en 2016 ni siquiera se llegaba al 60%.

Estas elecciones, además, van a ser las más rápidas en resolverse, puesto que aparte de que votar apenas supone un minuto de tiempo, el recuento no llevará más de 10 minutos al ser prácticamente automático, incluida la ponderación de los votos de cada colectivo. Únicamente se tendrán que contar, una vez que a las 19 horas se cierre el plazo para las votaciones, los votos anticipados de los electores que no disponen de teléfono móvil y que, en todo caso, no llegarán ni a una docena.

Hay que recordar que el proceso electoral tuvo que suspenderse el pasado marzo debido al estado de alarma a raíz de la pandemia de coronavirus y que, a lo largo del año pasado, se fue prorrogando hasta en otras dos ocasiones debido a las restricciones de movilidad y de actividad no esencial que fueron coincidiendo con las diferentes olas pandémicas.

Los dos candidatos que aspiran al rectorado proponen dos modelos distintos de gestión de la Universidad de Oviedo. García Granda aspira a revalidar su cargo otro mandato con los «logros» de estos cuatro años, entre los que ha venido destacando el aumento de la plantilla y la bajada de tasas. E Ignacio Villaverde, crítico con la gestión del anterior, se marca como prioridades adaptar la universidad al siglo XXI teniendo muy presente la mejora de las condiciones laborales del personal docente e investigador y de administración y servicios. Tras conocerse esta noche los resultados, la proclamación del rector tendrá lugar el próximo lunes.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Un 60% de los electores verificados ya ha votado en los comicios de la Universidad de Oviedo