Así gestionan otras comunidades el boom de licencias deportivas en la pandemia

El Principado señala que las federaciones de Asturias tienen «total autonomía» para tramitarlas

Cascada Xurbeo, en el concejo de Aller
Cascada Xurbeo, en el concejo de Aller Turismo de Asturias

La Federación de Deportes de Montaña, Escalada y Senderismo (FEMPA) en Asturias dio cuenta esta semana por boca de su presidente, Juan Rionda, de un incremento notable de las solicitudes para acceder a una licencia federativa deportiva; un aumento que varias voces han achacado a un intento de conseguir una suerte de salvoconducto para poder saltarse los cierres perimetrales establecidos en distintos concejos como medida para frenar los contagios. No se trata de un fenómeno que se dé únicamente en Asturias y varias comunidades han establecido distintas medidas de control.

En el Principado, desde la Consejería de Cultura, competente en materia deportiva, se indicó al respecto que «las federaciones tramitan sus licencias con total autonomía. Desde la Dirección General de Deporte lo que se vigila y se exige es el cumplimiento de las normas a las que obliga la situación y las autoridades sanitarias y de los protocolos validados para cada federación».

En declaraciones recogidas por La Voz de Asturias, el presidente del grupo de montaña Llazarandin, Fabián de la Guerra, llegó a señalar que «a finales de enero recibí 70 llamadas en tres días de gente que me ofrecía el doble de lo que vale una licencia porque tenían una comida familiar y la querían ya de ya».

Pero ¿qué se ha hecho en otras comunidades? En la vecina Galicia, ante medidas similares a las asturianas para restringir la movilidad entre muncipios se estableció también el requisito de mostrar un certificado de la federación correspondiente o del club deportivo federado si se alega que la causa del viaje es por motivos deportivos. Pero se sumó algo más. La Xunta de Galicia exige a los clubes que comuniquen a cada federación un listado de las certificaciones emitidas para ser verificadas; y además un segundo doble control ya que las propias federaciones deben a su vez remitir a la Secretaría General de Deporte gallega la información de los listados con una relación nominal de los deportistas.

En el otro extremo de la península, en Andalucía, también se han han tenido que dar aclaraciones específicas sobre el uso de las licencias deportivas para poder viajar en áreas restringidas. Así, la Junta de Andalucía aprobó permitir la movilidad de deportistas (entre los que cita a técnicos, entrenadores y árbitros, o jueces federados) pero sin acompañamiento y para las actividades deportivas de competiciones oficiales, que se acreditarán mediante licencia deportiva o certificado federativo, siempre que no procedan de municipio con cierre perimetral.

Como en otros territorios, en Andalucía también se ha especificado que están permitidos los «desplazamientos de deportistas de categoría absoluta, de alto nivel o de alto rendimiento, entrenadores, jueces o árbitros federados, para las actividades deportivas de competiciones oficiales que se encuentren autorizadas en cada momento por las autoridades sanitarias, que se acreditarán mediante licencia deportiva o certificado federativo».

Asturias cuenta a día de hoy con 122 grupos de montaña registrados en la Federación de Deportes de Montaña, Escalada y Senderismo (FEMPA). Su presidente, Juan Rionda, ratifica este «crecimiento exagerado» en el número de nuevas licencias. Si bien en 2020 llegaron por primera vez a la cifra de 8.000 licencias, cuando otros años rondaban las 6.000 o 7.000, a día de hoy ya van unas 12.000. Por ello, Rionda reconoce que «es una cifra de asustar. El mes de enero fue frenético expidiendo licencias a particulares y grupos».

«Recibí 70 llamadas de gente ofreciéndome el doble de lo que vale una licencia porque tenían una comida familiar»

Nel Oliveira
La Ruta del Cares, en los Picos de Europa. Atraviesa el desfiladero del río en una de las rutas más espectaculares de España, tallada en las rocas a lo largo de 11 km.
La Ruta del Cares, en los Picos de Europa. Atraviesa el desfiladero del río en una de las rutas más espectaculares de España, tallada en las rocas a lo largo de 11 km.

La tramitación de licencias federativas se ha disparado en sectores como el de la montaña por, entre otros motivos, los beneficios ante las restricciones actuales, lo que ha llevado al enfado de varios grupos

Las medidas restrictivas por concejos para contener la pandemia en Asturias han sacado a relucir la picaresca de muchos. Las nuevas altas de licencias federativas deportivas se han disparado en algunos sectores como el de la montaña. Además de los beneficios que este tipo licencias traen consigo, y que ya estaban antes de la pandemia, se suma el de tener «vía libre» en los controles a la salida y entrada de los concejos con cierre perimetral. Una de las razones por las que se han disparado las solicitudes. «A finales de enero recibí 70 llamadas en tres días de gente que me ofrecía el doble de lo que vale una licencia porque tenían una comida familiar y la querían ya de ya», reconoce Fabián de la Guerra, presidente del grupo de montaña Llazarandin.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Así gestionan otras comunidades el boom de licencias deportivas en la pandemia