Pablo Fernández: «No está sobre la mesa retrasar el toque de queda ni ampliar horarios en hostelería antes de Semana Santa»

Luis Fernández
Luis Fernández REDACCIÓN

ASTURIAS

Pablo Fernández, consejero de Salud del Principado
Pablo Fernández, consejero de Salud del Principado

El consejero de Salud recuerda que Asturias sigue en riesgo alto por coronavirus y pide que se evite la euforia

01 mar 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

La evolución de la pandemia es favorable en Asturias pero la situación sigue siendo preocupante. Pablo Fernández, consejero de Salud, reconoce que la «fatiga pandémica» hace mella y que todo el mundo quiere que se alivien las restricciones, pero considera que no es el momento. Tomar decisiones precipitadas podría echar por tierra los resultados conseguidos, motivo por el que asegura que no está sobre la mesa levantar medidas antes de Semana Santa. Ni retrasar el toque de queda ni ampliar el horario en hostelería y comercios. Tampoco se levantará el cierre perimetral antes del 9 de mayo, fecha en la que finaliza el estado de alarma. Las buenas noticias llegan por el lado de la vacuna. «Asturias está preparada» para la vacunación masiva del segundo trimestre, defiende Fernández, quien mantiene el objetivo de inmunizar al 70% de la población antes de que acabe el verano. Precisamente del ritmo de llegada de esas vacunas dependerá cómo vaya a ser el periodo estival. 

-Salud está relajando las restricciones en los concejos donde la incidencia ha sido mayor en las últimas semanas pero insiste en que no está en marcha ninguna desescalada. ¿Cómo definiría la situación actual?

-No podemos hablar de desescalada, no estamos en esa situación. En algunos municipios, ante situaciones especiales de un riesgo extremo, aplicamos medidas más extremas de restricción y lo que se está haciendo es retirar esas medidas excepcionales, que eran locales, y quedarnos en la restricción basal de toda Asturias. Ha sido interesante hacerlo así porque hemos conseguido no someter a tensiones muy importantes a municipios para los que eso suponía poco beneficio. En la gran mayoría, creo que en 58, no se aplicaron estas restricciones y tuvieron los beneficios de las generales. Estas últimas no hemos comenzado a quitarlas.