La guerra entre PP y Ciudadanos abre un frente en Asturias

Ignacio Cuesta reafirma su lealtad a Arrimadas y carga contra Mallada acusándola de querer captar cargos y afiliados naranjas

Ignacio Cuesta y Teresa Mallada
Ignacio Cuesta y Teresa Mallada

El coordinador autonómico de Ciudadanos, Ignacio Cuesta, cargó contra la presidenta del PP asturiano Teresa Mallada al término de la agitada reunión de la Ejecutiva de su partido, en una crisis abierta tras el anuncio de la moción de censura en Murcia y el adelanto electoral en Madrid que ha terminado por volcar el tablero político nacional. «Es delirante que Mallada esté maniobrando para atraer a cargos de Ciudadanos cuando lo que está en juego es su propio liderazgo en el PP asturiano», aseguró Cuesta a través de un comunicado. «Los comportamientos tramposos se pueden venir en contra tarde o temprano», ha afirmado Cuesta, en lo que se puede interpretar como una velada amenaza a lo que podría pasar en Oviedo. 

El coordinador naranja es también teniente de alcalde en Oviedo, gracias a un pacto con el Partido Popular pero las tensiones se han extremado en los últimos días. Todo a pesar de que este frente abierto podría amenazar al principal feudo municipal conservador de Asturias, en la capital, uno de los escasos pilares del poder local en manos del centro derecha. «En vez de intentar frenar la oposición interna con la que cuenta dentro del PP, su presidenta se dedica a la política ficción demostrando su incapacidad para mantener a su partido unido», insistió Cuesta, en una alusión velada a las diversas crisis que ha pasado el grupo de Mallada en Gijón con el relevo de Mariano Marín como presidente de la agrupación local.

En todo caso, fuentes del PP consultadas por La Voz de Asturias negaron categóricamente que hubieran intentado captar en los últimos días a cargos o militantes naranjas señalando, eso sí, que ya desde la campaña autonómica se han ofrecido como «gran casa común del centro derecha» con la aspiración de unificar a este electorado. La situación asturiana es peculiar ya que las escisiones son muchas y muy antiguas, buena parte de los esfuerzos del PP asturiano en estos años se han centrado no tanto en lanzar el anzuelo a Ciudadanos como tratar de recuperar a militantes perdidos en la fundación de Foro Asturias, en 2011 de la mano de Francisco Álvarez-Cascos.

Sin embargo, la crisis de ámbito nacional ha terminado de salpicar a Asturias y con términos contundentes. «Los comportamientos tramposos se pueden venir en contra tarde o temprano», insistió Cuesta quien afirmó que existía «una operación perfectamente orquesta» pero llamada «al fracaso».

El dirigente naranja reafirmó su lealtad a Inés Arrimadas en un momento en el que se han sucedido los abandonos, desde el propio secretario de Organización, Fran Hervías que ha saltado al PP, y hoy con la marcha de Toni Cantó llamando a ir en coalición con los populares en los comicios madrileños. En este sentido, y respecto a los cambios orgánicos decididos este lunes, el político asturiano apuntó que había sido «muy oportuna» la decisión de ampliar la comisión permanente y aseguró que los dirigentes murcianos que habían lanzado la moción de censura contaban con el respaldo del partido. Además Cuesta señaló que «lo que toca combatir ahora es una pandemia y no a un partido como el nuestro, valiente y limpio, que mantiene intactos sus principios y su lucha sin cuartel contra la corrupción».

Pese a que en el PP se ha negado que hayan tratado de atraer a cuadros naranjas en Asturias, apenas unos días atrás, el pasado 11 de marzo, la propia Teresa Mallada cargó contra sus socios en Oviedo, y postuló su partido como una formación «seria» frente a las «operaciones raras» de Ciudadanos y PSOE cuando presentaron mociones de censura en Murcia y Castilla y León.

Así y según recogió Europa Press, señaló que, al igual que el PP nacional abrió sus puertas a los «decepcionados» de Ciudadanos, en Asturias «todo aquel que quiera hacer algo por sacar adelante esta región» tiene las puertas abiertas.

«Aquí no se trata de operaciones raras, sino de poner a disposición de quien quiera cambiar la política de Asturias nuestro partido», puntualizó.

Respecto a la situación en Oviedo, donde el PP gobierna en coalición con Ciudadanos, indicó que «donde las cosas funcionan bien, no hay necesidad de cambiarlas».

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

La guerra entre PP y Ciudadanos abre un frente en Asturias