Vacunados con AstraZeneca en Asturias: «¿Qué va a pasar con nosotros?»

Esther Rodríguez
Esther Rodríguez REDACCIÓN

ASTURIAS

De izquierda a derecha: Silvia Feito, Tatiana Rodríguez y Ana Cueto
De izquierda a derecha: Silvia Feito, Tatiana Rodríguez y Ana Cueto

Varias asturianas que han recibido la primera dosis de este fármaco explican qué les parece la decisión de suspender cautelarmente la vacunación

17 mar 2021 . Actualizado a las 11:02 h.

La decisión de suspender de forma «inmediata y preventiva» la vacunación con AstraZeneca durante los próximos 15 días, después de que se hayan notificado casos de trombos entre personas vacunadas con este fármaco, ha caído como un jarro de agua fría entre los asturianos que ya han recibido la primera dosis. «¿Ahora qué? ¿No acabamos el ciclo de vacunación?», se pregunta la profesora de educación infantil Tatiana Rodríguez. Una incertidumbre que se une al miedo a desarrollar estos coágulos. Sin embargo, varias personas inoculadas con dicha preparación no se arrepienten. «La gente tiene miedo de que con la AstraZeneca le dé un trombo, pero luego no tienen miedo a pillar el coronavirus que puede ser mucho peor», resalta la higienista bucodental Laura Dacosta

Esta sanitaria, que ya se vacunó en febrero, reconoce que en el momento que recibió la noticia se alertó. Pero, haciendo balance, se dio cuenta de que «el número de casos de gente que sufrió un trombo por la vacuna es súper bajo». Además, indica que «quiero pensar que entre tantísima gente no me vaya a tocar a mí». Asimismo, reconoce que hay demasiada alarma social porque puede ser mucho peor contagiarse de coronavirus. Por tanto, no niega en ponerse la segunda dosis, aunque «me da un poco de respeto». En su caso apenas tuvo síntomas. «Solo tuve fiebre, cansancio y malestar en el estómago durante un día. A la mañana siguiente estaba perfecta. Aunque, eso sí, me dolió el brazo donde me inyectaron tres días aproximadamente», explica Dacosta.

Tampoco Tatiana Rodríguez tuvo muchos efectos secundarios tras poner la primera dosis el pasado sábado. «Solo un poco de pesadez en el cuerpo y dolor de brazo que aún sigue», detalla y añade que «es verdad que tengo gente conocida y compañeras que tuvieron ciclos de fiebre». Sin embargo, a ella la noticia de la suspensión cautelar de la vacunación no le pareció nada bien. «Estaba cabreada porque si disponían de otras marcas y viendo que días antes de vacunar a los docentes ya salió esa información, ¿por qué siguieron suministrando AstraZeneca?», lamenta. Pero, tampoco descarta recibir la segunda dosis. «Una vez puesta la primera ya no puedes hacer nada y por lo menos cerrar el ciclo de vacunación, sea cual sea el porcentaje de inmunidad. Si es que lo hay, claro», afirma