Eutanasia en Asturias: una decena de peticiones para una muerte digna al mes

Elena G. Bandera
E. G. Bandera REDACCION

ASTURIAS

Miembros de la asociación Derecho a Morir Dignamente se concentran en la Puerta del Sol a favor de la aprobación de la ley de eutanasia en el Congreso
Miembros de la asociación Derecho a Morir Dignamente se concentran en la Puerta del Sol a favor de la aprobación de la ley de eutanasia en el Congreso EFE | Chema Moya

«Es una ley muy garantista en todos los niveles», valoran en la asociación Derecho a Morir Dignamente, en la que se espera que el Principado se prepare poniendo en marcha el Observatorio de la Muerte Digna

19 mar 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

«Siempre decimos que queremos vivir, mucho, y disfrutar, pero poder decidir en un momento determinado que llega nuestro final es algo que esta ley nos puede empezar a conceder», asegura la vicepresidenta de la asociación Derecho a Morir Dignamente (DMD) en Asturias, Pilar Cartón, tras la aprobación en el Congreso, por mayoría absoluta, de la Ley Orgánica de Regulación de la Eutanasia. Una ley histórica que abre la puerta a que, según los cálculos de esta asociación, tengan respuesta la decena de peticiones de una muerte digna que se podrían cursar en Asturias al mes una vez que la ley sea publicada, dentro de tres o cuatro meses, en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

«De alguna manera se consigue un derecho ciudadano por el que se ha peleado durante mucho tiempo. Y es importante repetir una vez más que es un derecho que no obliga a nadie, pero que sí da posibilidades de acción a personas que hoy no pueden morir con dignidad. Esta ley realmente nos permite liberarnos de una obligación de vivir, que es algo que nunca se ha contemplado. Tenemos derecho a la vida, pero no la obligación de estar vivos», explica Cartón.

«Todos hemos vivido situaciones, en casa, cercanas, en las que llega un momento en que la medicina, la técnica, no da más de sí. Son situaciones límite, de final de vida, en las que el deseo de acabar lo antes posible está presente porque hay enfermedades muy terminales, sufrimiento, angustia… Una decisión así la toma muy poca gente en circunstancias muy límites -insiste Cartón-. Esas personas deben ser respetadas y ser tratadas con mucha sensibilidad y es lo que esperamos. Es un momento alegre ahora mismo porque esta ley puede ayudar a toda esa gente».