El «peligro» de una cuarta ola, la población de entre 60 y 79 años aún sin vacunar

Carmen Liedo REDACCIÓN

ASTURIAS

Vacuna contra el covid en Avilés
Vacuna contra el covid en Avilés EFE | jl cereijido

Apenas el 16% de la población de Asturias en ese rango de edad ha recibido una dosis y menos del 11% están inmunizados. Los expertos prevén un aumento de casos dentro de dos o tres semana por el efecto de la Semana Santa

03 abr 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

La meseta en la que ha quedado la curva de incidencia de la Covid-19 durante el mes de marzo, la previsible relajación de medidas por parte de la población durante estas jornadas festivas de la Semana Santa y que apenas el 6% de la población de entre 60 y 79 años esté inmunizada son motivos de preocupación y alerta para los expertos ante una incipiente cuarta ola de la pandemia en Asturias.

Entonces, ¿qué pasará después de la Semana Santa? «Depende de lo que hagamos estos días», advierte el epidemiólogo Pedro Arcos, que precisa que las consecuencias de que la población se relaje y no cumpla las medidas anticovid y restricciones establecidas se verá dentro de dos o tres semanas. Según señala, en tanto que el ritmo de vacunación no va a contribuir en estos momentos a reducir la curva de incidencia, «el único factor que puede influir son las medidas de control», ante lo que añade que «lo previsible es que aumenten los casos porque la gente se relaje».

En este sentido, el ex directivo de la OMS, Daniel López-Acuña, es tajante en sus manifestaciones al señalar que «es fundamental que ahora mismo sigamos a rajatabla las medidas restrictivas», ya que considera que la flexibilización de la interacción entre personas puede pasar una importante factura en las siguientes semanas. Y es que, apunta, «esta meseta preocupa porque no baja la incidencia, con lo que cualquier repunte nos sitúa en camino a la cuarta ola». A esto añade que «con la incidencia de este momento, si no relajamos, el repunte puede ser mayor porque todavía no tenemos protegida a la población de entre 60 y 80 años».

Según el cuadro de mando que concentra los datos relacionados con la Covid-19 del Principado, de los 104.000 asturianos que forman parte del grupo de 70 a 79 años, apenas un 7% han sido vacunados con una dosis y de ellos poco más del 4% están inmunizados ya con las dosis. En el rango de edad de entre 60 y 69 años, la región cuenta con 147.314 habitantes. Cerca del 11% han sido ya vacunados y de ellos sólo algo más del 6% son inmunes por haber recibido las dos dosis.

Es por ello que López-Acuña avisa de que «el peligro de repunte de la cuarta ola se concentra en esa población de entre 60 y 80 años», pudiendo tener como consecuencia «más hospitalizaciones y más fallecimientos». Así, pone de relieve la importancia de «lograr bajar la curva por debajo del centenar de casos positivos», ya que considera que los días de Semana Santa «son días de riesgo porque la gente se relaja». A su entender, «los espacios de más riesgo son los espacios interiores mal ventilados», además de «la desprotección y la falta de distancia física». Por ello insiste en que «esta Semana Santa es para estar tranquilos, con una conducta lo más recatada posible».

Una sanitaria toma la temperatura al consejero de Salud, Pablo Fernández Muñiz, en presencia del gerente de área sanitaria V, Manuel Bayona, en el hospital de Cabueñes

«Va a ser imposible que no llegue la cuarta ola a Asturias, pero hay que intentar retrasarla»

La Voz

La llegada de una cuarta ola de coronavirus en Asturias no se podrá evitar aunque, según el consejero de Salud, Pablo Fernández, se intentará retrasar y ralentizar lo más posible con las medidas derivadas del estado de alarma, que no se flexibilizarán antes del 9 de mayo, y restricciones añadidas como las que se aplican actualmente en Langreo y Siero, por situarse en una situación de «riesgo extremo».

Aunque Asturias aún se mantiene en una situación de «meseta», el consejero de Salud ha dicho observar «con gran preocupación» esa evolución, dada la experiencia de olas anteriores. «Sabemos que va a ser imposible que no llegue, pero hay que intentar retrasarla y que sea lo más lenta posible», ha afirmado tras la reunión telemática del Consejo Interterritorial de Salud.

Seguir leyendo

Mantener la calidad del sistema de rastreo

Por su parte el profesor Pedro Arcos, también director de la Unidad de Investigación en Emergencias y Desastres de la Universidad de Oviedo, sugiere que aunque el aumento de casos no esté siendo muy grande, teniendo en cuenta que la variante británica es muy transmisible, «se debe mantener el mismo nivel de rastreo que cuando la incidencia es más alta y detectar a todos los contactos. Es decir, hay que ser exhaustivos cuando hay mucha incidencia y estar seguros de que no baja el nivel de exhaustividad de los rastreos para que no se escapen casos». Y es que el mismo tiene en cuenta que cuando se instauran medidas de control y restricciones se reduce rápido la incidencia pero que «acabar con los últimos casos siempre es más complicado, por lo que es necesario que el rastreo no se relaje», insiste.

Hasta el momento, Asturias tiene vacunada a más del 90% de las personas mayores de 90 años y a casi el 77% de la población de entre 80 y 89 años. El dato global es que algo más del 9% de los habitantes de la región ya tiene completa la pauta de vacunación.