Ganaderos asturianos lamentan la falta de mano de obra: «Nadie quiere trabajar pese a cobrar 1.000 euros y ser mantenidos»

Esther Rodríguez
Esther Rodríguez REDACCIÓN

ASTURIAS

El ganadero allandés Rubén López
El ganadero allandés Rubén López UPA-UCA

Los puestos que se ofertan no se cubren por la escasez de servicios en el mundo rural y la falta de formación sobre el campo

22 may 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

«Hay muchos ganaderos que necesitan ayuda y si la gente aceptase se generarían muchos puestos de trabajo». Así de contundente se muestra Rubén López, quien denuncia la falta de mano de obra en el campo, pese a la elevada tasa de paro que se registra en Asturias. Como él, son muchos los compañeros de profesión que lamentan la escasez de profesionales. Este joven del pueblo allandés de Villanueva, que tiene a su cargo decenas de cabras bermeyas y vacas asturianas de los Valles, tras estar meses buscando un peón con el que repartirse las tareas, ha decidido desistir por el trastorno y el gasto que le suponía encontrar algún candidato y asumir él todo el peso de la ganadería. «Aunque ofrecía un sueldo mileurista, les mantendría porque la comida, el agua, la luz, la casa, etc. correría todo a mi cargo, las personas no quieren este tipo de empleo», lamenta.

Una necesidad del mercado ganadero que, en parte, no se cubre por la escasez de servicios en el entorno rural. «Nosotros vivimos en una zona aislada y la gente no está acostumbrada a la precariedad de donde vivimos, que no tiene nada que ver con la laboral. Las personas están habituadas a tener los recursos básicos en tan solo minutos, pero aquí el hospital, el supermercado e, incluso, el bar para ir a desconectar está a una hora mínima. No hay vida social y prefieren cobrar menos, pero no estar así», detalla.

En este sentido, López denuncia el abandono político hacia estas zonas rurales. «Yo pago impuestos al igual que los que viven en Oviedo o cualquier otro punto de Asturias, por tanto, esos derechos por lo que me están cobrando un tributo debo de tenerlos. No digo que me pongan aquí un bar o que hagan autopistas por todos los pueblos del Principado, sino que, por lo menos, las infraestructuras que ya tenemos, como las carreteras, sean de calidad», clama.