Natalia Lorenzo, psicóloga: «Hay 67 veces más muertes por suicidio que por violencia de género y no se habla de ello»

Esther Rodríguez
Esther Rodríguez REDACCIÓN

ASTURIAS

La psicóloga Natalia Lorenzo Ruiz
La psicóloga Natalia Lorenzo Ruiz

La psicóloga explica por qué se debe hablar del suicidio y da pautas de cómo los medios de comunicación deben informar y no ocultar el tema

27 may 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El suicidio es una de las principales causas de muerte en España y, concretamente, Asturias se sitúa a la cabeza. Si se comparan los datos con los relativos a los principales problemas sociales, «hay más del doble de muertes por suicidio que accidentes de tráfico y 67 veces más que por violencia de género». Sin embargo, este sigue siendo un tema tabú. Ante estas situaciones la sociedad opta por el silencio, a pesar de que es algo que nos pueda afectar a todos en algún momento de nuestras vidas. «Es fundamental que se hable de ello porque cualquiera persona que está desesperada puede barajar suicidarse. No es tan anormal, otra cosa es que se realice. Es algo a la orden del día, pero no se habla de ello como cualquier otro problema grave como los accidentes en carreteras o la violencia de género. No podemos olvidarnos del suicidio», asegura Natalia Lorenzo, coordinadora del grupo de investigación Psicología en Emergencias y Catástrofes del colegio oficial de psicólogos del Principado.

En este sentido, la experta advierte de que este acto por el que una persona se provoca la muerte de forma intencionada no tiene porqué estar relacionado con padecer una enfermedad mental. «El mayor factor de riesgo que puede inducir al suicidio es no tener ninguna esperanza en la vida. Las personas cuando barajan esta opción es porque creen que ya han probado todo y, por tanto, lo ven como la única solución a los problemas», detalla y añade que «sin embargo, no es la opción correcta porque los contratiempos, aunque parezca que no son temporales y esta decisión es para siempre, sin retorno».

No obstante, todo individuo que tiene intención de suicidarse alerta previamente de ello. «De cada diez personas que se suicida, ocho ha dado un tipo de aviso», subraya la experta. Sin embargo, la forma de expresarlo es muy variada. «Algunas lo dicen directamente: ‘me quiero morir’, ‘yo esta vida no la aguanto’ o ‘me voy a suicidar’. Otros en cambio, empiezan a regalar sus objetos personales muy valiosos, reparten la herencia o, incluso, dejan de cuidarse: no comer, no asearse… Se trata de una serie de conductas que nos pueden dar señales de que piensa en acabar con su vida», indica Lorenzo.