Laboratorios 5G, ciberseguridad y fibra óptica: así pasará Asturias de la minería del carbón a la minería de datos

Juan M. Arribas

ASTURIAS

El consejero Borja Sánchez, en una visita a Idonial
El consejero Borja Sánchez, en una visita a Idonial

El consejero de Ciencia, Borja Sánchez, ha presentado en la Junta los proyectos que compiten por fondos europeos

28 may 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

La minería de datos sustituirá a la explotación minera asturiana en el proceso de transición hacia esa nueva Asturias verde y digital que propone Europa. Es la senda por la que discurren los proyectos que la Consejería de Ciencia, Innovación y Universidad plantea para competir por fondos europeos y que su titular, Borja Sánchez, ha presentado hoy en la Junta General. Por el momento son propuestas, denominadas manifestaciones de interés, que aspiran a presentarse a las convocatorias que preparan distintos ministerios con los fondos extraordinarios procedentes del  Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, que movilizará 72.000 millones de euros hasta 2023 a través del programa Next Generation EU.

El carbón es sustituido por la fibra óptica y la pantalla y las galerías mineras por laboratorios punteros en tecnologías digitales de vanguardia. Las iniciativas que el Gobierno de Asturias ha trasladado a Madrid en el ámbito de la ciencia y la innovación como manifestaciones de interés -nombre que reciben estos proyectos que aún no han entrado en convocatorias de concurrencia competitiva- ponen el foco en la mejora de la conectividad, de las telecomunicaciones y en los nuevos mercados que se abren en sectores como la inteligencia artificial, el big data, la ciberseguridad, el internet de las cosas, el 5G, los laboratorios de innovación ligados al territorio o incluso la e-health o cibersalud. Son sectores pujantes, que generan conocimiento y trabajo cualificado estable, ha dicho el consejero.

Estas son algunas de las propuestas:

Creación de una red de banda estrecha para el «Internet de las Cosas» (IoT), de carácter público y abierto, con cobertura virtualmente universal. El plan piloto está estimado en 500.000 euros y la inversión total que puede movilizar es de 10 millones de euros.