Nuevo retraso en los juzgados a la exhumación de la fosa de El Rellán

La Voz

ASTURIAS

fosas asturias .Visita a la fosa común de El Rellán, en Grado
Visita a la fosa común de El Rellán, en Grado

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica deberá pedir los restos hallados a Toxicología

21 jun 2021 . Actualizado a las 13:19 h.

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) deberá reclamar al Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses los restos de al menos tres personas con signos de violencia y los 19 casquillos de bala que localizó en julio de 2020 en la finca de El Rellán, en Grado, cuya exhumación retomó la pasada semana.

La ARMH reclamó al juzgado, que paralizó la exhumación hace un año y posteriormente archivó las diligencias abiertas, la devolución de los restos con el fin de continuar con las labores y someterlos a estudio y en su respuesta insta a la Asociación a tramitarlo ante el Instituto de Toxicología.

Para el vicepresidente de la ARMH, Marco Antonio González, «no se entiende que después de la intervención judicial, del coste que supuso la puesta en marcha de la exhumación y su suspensión» y de crear y de crear expectativas en las familias «ahora se pone otro palo en la misma rueda». En los meses en los que permaneció detenida la exhumación por decisión judicial, la ARMH entregó al Juzgado una lista de 29 familiares para que les fueran tomadas muestras de ADN y adelantar los trámites, pero el Juzgado no lo llevó a cabo, tareas que ahora prevé llevar a cabo la Asociación con sus propios recursos.

La exhumación, interrumpida por las intensas lluvias de los últimos días, comenzó en julio de 2020 y fue detenida a instancias del juzgado, que archivó sus diligencias al haber transcurrido «con creces» el plazo de veinte años previsto en el Código Penal por lo que consideraba prescrito el posible delito. En los trabajos realizados hace un año, la ARMH encontró los restos de al menos tres personas con signos de violencia y 19 casquillos de bala en una zona conocida por la posible existencia de una fosa común de la Guerra Civil lo que hacía presumible que se tratase de personas represaliadas durante la contienda.

La finca había sido adquirida en 2018 por el Ayuntamiento de Grado y el mapa de fosas elaborado por el Gobierno asturiano a partir de una investigación realizada por la Universidad de Oviedo pudo identificar al menos a 25 personas que habrían sido asesinadas en ese lugar, siete mujeres y dieciocho hombres, entre ellos un joven de trece años, aunque se calcula que en el lugar podría encontrarse más de medio centenar de personas fusiladas entre 1936 y 1938, informa Efe.