Asturias recuperará el cheque bebé: ¿sirve para impulsar la natalidad?

ASTURIAS

Una madre con su bebé
Una madre con su bebé

Areces y Álvarez-Cascos establecieron dos tipos distintos de ayudas con escaso impacto en el declive demográfico

01 jul 2021 . Actualizado a las 10:54 h.

Que las políticas de freno al declive demográfico en Asturias han cruzado la línea de la urgencia desde hace años es evidente. La comunidad está viviendo una campaña de vacunación exitosa en los grandes números gracias al esfuerzo de sus profesionales sanitarios pero también como consecuencia de que su elevadísimo envejecimiento la hizo ponerse en primera fila cuando comenzó el reparto de las dosis. La última encuesta del INE dejó además a Asturias a los pies de una barrera psicológica definitiva, apenas 18.000 personas la separan de bajar del millón de habitantes, un descenso ya inevitable y que en el debate de este semana en la Junta General llevó al presidente Adrián Barbón a abrirse a la posibilidad de recuperar las ayudas directas a la natalidad, el conocido como cheque bebé, que funcionó en distintas fases a comienzos de este siglo.

Fue en un anuncio, en todo caso, vinculado por Barbón a que lleguen a aprobarse unos nuevos presupuestos y también con una perspectiva a la largo plazo, estudiando el marco de esas ayudas y a qué nivel de rentas beneficiaría. En el debate, a preguntas planteadas por el portavoz de Foro, Adrián Pumares,  Barbón apuntó que las iniciativas sobre demografía deben ser transversales y con continuidad en el tiempo para poder ver resultados. Las que existieron en Asturias se prolongaron durante los mandatos de Vicente Álvarez Areces (especialmente como complemento a las aprobadas a nivel estatal por Zapatero) y después en la breve presidencia de Francisco Álvarez-Cascos y tuvieron su final, en plena época de recortes generales y con las cuentas públicas muy menguadas, con Javier Fernández en la sede de Suárez de la Riva. ¿Cómo eran esas ayudas, tuvieron un impacto real en los nacimientos?

El cheque bebé de Zapatero fue ya medida estrella de un mundo ya desaparecido y arrasado por la Gran Recesión. A los 2.500 euros por bebé que concedía el Ejecutivo Central, el gobierno asturiano de Areces sumó otros 500 que en diferentes convocatorias llegaron a beneficiar a alrededor de 12.000 personas. Pero ya hubo un debate serio sobre su pertinencia en su momento por su carácter universal. Las ayudas eran para todos los padres, independientemente de su nivel de renta, los había para los que 3.000 euros era un buen pellizco que ayuda en los primeros días de paternidad y los había para los que sólo era una propina que no necesitaban en absoluto.