La ola de positivos por sorpresa que penetra en las familias asturianas: «Soy asintomático, ni me lo creía»

Esther Rodríguez | Marcos Gutiérrez REDACCIÓN

ASTURIAS

Marcos Serén y Avelino Díaz, dos de los jóvenes asturianos que se sumaron al cribado
Marcos Serén y Avelino Díaz, dos de los jóvenes asturianos que se sumaron al cribado

Avelino Díaz, de 24 años, y Marcos Serén, de 30, forman parte de los 474 asturianos que han resultado positivo tras participar voluntariamente en el cribado masivo

10 jul 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

La nueva ola que sacude a Asturias afecta especialmente a la población más vulnerable en este momento, quienes no han recibido la vacuna, es decir los tramos más jóvenes de la población. El Observatorio de Salud de Asturias llamó la atención sobre este hecho en su último balance al destacar que en los últimos 14 días ha dado positivo el 2% de la población de 15-30 años; son algo más de 800 contagios entre un conjunto de 40.000 asturianos. Esta es una de las razones por las que se ha reiterado la llamada a participar el cribado masivo voluntario lanzado por el Principado a este colectivo, según explicaron este viernes las autoridades de Salud Pública, hasta el momento, se han inscrito 9.700 jóvenes en estas pruebas dirigidas a unas 110.000 personas nacidas entre 1991 y 2006 y ya se han realizado 2.685 PCR, que han dado como resultado 474 personas infectadas. Algunos individuos, incluso, hasta se han quedado sorprendido con el diagnostico, puesto que no tenían ningún indicio de ser positivos en coronavirus.

Avelino Díaz, Aller, 24 años

«No me imaginaba ser positivo porque soy asintomático»

El joven Avelino Díaz se sumó al cribado masivo sin esperar que fuese positivo
El joven Avelino Díaz se sumó al cribado masivo sin esperar que fuese positivo

«No me imaginaba ser positivo porque soy asintomático», asegura Avelino Díaz, de 24 años, quien participó en el tamizaje como un acto de responsabilidad social. Este allerano decidió apuntarse al cribado tras leer una noticia en las redes sociales. «Me animé a hacer la PCR porque así era la manera de saber si tenía el virus o no, ya que ahora los jóvenes somos los más afectados», confiesa. Por ello también alentó a su hermano para realizar la misma prueba. «Así nos quedaríamos más tranquilos de cara a no contagiar a nadie de nuestro entorno más cercano, en concreto a mi padre que es asmático. También a gente más mayor como, por ejemplo, mi abuela que vive al lado de nuestra casa. Eso sí, sin olvidarnos de ayudar a frenar la expansión del virus entre la población en general», resalta.

Su hermano fue el primero en realizar la prueba. «Dio negativo y al día siguiente yo acudí a mi cita en el Hospital Alvarez Buylla, en Mieres, para que me tomasen la muestra», relata. Pero como es asintomático y ante el resultado favorable de su familiar, «cuando llegué a casa, salí a tomar algo al bar de mi pueblo. Al día siguiente fui a trabajar como una jornada normal y corriente». Sin embargo, en torno a las 11.00 horas le sonó el teléfono para informarle acerca de su resultado positivo. «Ni me lo creía», subraya antes de apuntar que «me indicaron las pautas que debería de seguir y que debía comunicárselo a mis familiares y amigos que había estado en los últimos días, es decir, mis contactos estrechos».

Desde entonces guarda una rigurosa cuarentena tal y como establecen los protocolos sanitarios y hasta el sábado no sabrá si será negativo. «Estos días que llevo en casa aislado pienso dónde pude haberme contagiado. No lo sé muy bien, podría haber sido en cualquier sitio ya que no soy contacto estrecho de nadie y el fin de semana pasado salí por varios bares y aunque cumplí con todas las normas de seguridad es imposible saber si el virus estaba ahí o no», relata.

Ante esta incertidumbre, Avelino Díaz animo a toda la población joven a sumarse al cribado masivo. «Lo hemos pasado muy mal estos últimos meses y hemos perdido muchas vidas. Pero, haciendo estas pruebas PCR, que el Principado pone a nuestra disposición de forma gratuita y necesaria, podemos salvar muchas vidas y ayudar a frenar los contagios», sentencia. 

Marcos Serén, Gijón, 30 años

«Mi vida ha sido trabajo, viajes con PCR y sin quitarme la mascarilla y aún así me he contagiado»

De la misma manera, Marcos Serén también es uno de los jóvenes que ha dado positivo tras participar de manera voluntaria en el cribado masivo. Este muchacho, también conocido como Chef Mspin en su canal de YouTube de recetas y cocina, tiene «30 años justos». Los días previos a hacerse la prueba la única sensación asimilable a los síntomas más habituales del coronavirus que experimentó fue «un pequeño dolor de cabeza» que, sin embargo, el asoció «a las cervicales».

En este sentido, «había oído que el Principado llamaba al cribado y también lo vi en las redes sociales». «Me apunté y a las 24 horas se pusieron en contacto para citarme al día siguiente; me hice la PCR y en un día me dieron el resultado», explica. Resalta que no ha tenido «mucho contacto» social, si bien ha habido «algún momento de más riesgo claro está, pero no botellones y demás». Su vida ha sido «trabajo, viajes con PCR y sin quitarme la mascarilla». Cuando le avisaron «estaba fuera de casa, me llamó un número oculto, lo vi en el reloj y pensé que era raro».