¿Por qué es Asturias la nevera de Europa? ¿Hasta cuándo durará el frío?

Xavier Fonseca / Juan M. Arribas

ASTURIAS

Un grupo de peregrinos se protegen de la lluvia con paraguas
Un grupo de peregrinos se protegen de la lluvia con paraguas J.L.Cereijido

El Principado registra temperaturas más bajas que Rusia y los países escandinavos y solo es superada por Islandia y Groenlandia

13 jul 2021 . Actualizado a las 13:09 h.

En las últimas horas el anticiclón de las Azores ha dado un paso atrás. Este nuevo retroceso ha permitido que las influencias atlánticas se hagan con el control del tiempo en Asturias. El viento sopla hoy del oeste-noroeste, el cielo está cubierto e incluso caen algunas precipitaciones débiles. Las temperaturas máximas del Principado se asemejan a las de Escocia, pero hace más frío en la región que en los países escandinavos, en Rusia o los países bálticos. Solo Islandia y Groenlandia registran temperaturas más bajas que Asturias. ¿Por qué somos la nevera de Europa? ¿Y hasta cuándo se prolongará esta situación?

Si el verano no acaba de arrancar se debe al comportamiento de las altas presiones. Desde hace meses mantiene un debilitamiento que ahora resulta impropio de la época del año. Durante el período estival, lo habitual es que el aumento de la radiación solar en el hemisferio boreal aporta energía al sistema anticiclónico, permitiendo que remonte en latitud, frente a las borrascas y genere sol y altas temperaturas. Cuando, además, se sitúa al norte de la Península llega el aire africano y el termómetro se dispara. Esto no está sucediendo. La razón se encuentra en la temperatura del agua del Atlántico subtropical.

Actualmente se está registrando en el vecino océano una anomalía cálida que se extiende desde la costa africana hacia la Península. Es decir, en la zona donde se suele asentar el anticiclón en condiciones normales. El mar tan cálido provoca que el aire sea más caliente y menos denso, reduciendo la presión. Esto explica por qué el anticiclón no acaba de encontrarse cómodo, algo que en la práctica se traduce en esta meteorología tan inestable, sobre todo en el noroeste peninsular. Asturias siempre sale perjudicada cuando el anticiclón es incapaz de quedarse quieto durante algún tiempo.