El mejor pescado de Asturias se va a Madrid ¿mito o realidad?

Carmen Liedo REDACCIÓN

ASTURIAS

Varios pescadores descargan bocarte en la Rula de Avilés
Varios pescadores descargan bocarte en la Rula de Avilés J.L. Cereijido

El poder adquisitivo de los distintos territorios y el tipo de producto que gusta más en cada uno de ellos es lo que determina el destino de los productos del mar que se rulan en la región

26 jul 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Quien más o quien menos, en Asturias todos hemos escuchado en alguna ocasión eso de que el mejor pescado que se subasta en nuestras lonjas se va para Madrid. Tal afirmación, como se dice en la región, escuece. Pensar que los que tenemos litoral no vamos a disfrutar de los mejores productos del mar y que lo van a hacer otros se vuelve harto complicado. Pero ¿es así? Que el mejor pescado de Asturias se lo comen en otros lugares ¿es mito o realidad? 

Ramón Álvarez, gerente de la Rula de Avilés, no dice ni un sí ni un no rotundos y señala que «en algunos casos es mito y en otros realidad» y fundamenta su respuesta en que lo cierto es que «el pescado se va a donde más lo paguen y, lógicamente, hay momentos en los que el pescado se va a otras comunidades autónomas por el poder adquisitivo» de quienes lo van a poner en sus mesas. Además de esto, apunta que «en cada territorio concurren unas circunstancias sobre qué tipo de producto gusta más». 

Teniendo en cuenta esto, pone ejemplos: «la merluza grande de 5 o 6 kilos se va para Madrid; Barcelona es uno de los mercados que más consume de merluza del Cantábrico, nuestra merluza del pincho; el congrio en Castilla y León se aprecia muchísimo; y el besugo se suele ir para el País Vasco», comenta el gerente de la Rula de Avilés, que también precisa que «el virrey se aprecia muchísimo en Asturias y se queda aquí». Ramón Álvarez hace referencia, igualmente, a que el pescado que se rula en Asturias no solo va a otros mercados nacionales, sino también de ámbito internacional y, en este sentido, comenta que «los salmonetes, aquí se pagan, pero los italianos lo pagan más». Y es que, a fin de cuentas, en la rula «cuando se subasta un producto, el que más paga se lo lleva», lo que quiere decir que «puede acabar en Mieres, Madrid o Turquía».