Sin libros de texto y con docencia personalizada: el sistema educativo finlandés aterriza en Asturias

Esther Rodríguez
Esther Rodríguez REDACCIÓN

ASTURIAS

La consejera de Educación, Lydia Espina, y el alcalde de Siero, Ángel García, en el IES La Fresneda
La consejera de Educación, Lydia Espina, y el alcalde de Siero, Ángel García, en el IES La Fresneda

El IES La Fresneda es el primer centro escolar asturiano en impartir este modelo académico que tiene como objetivo «formar a los alumnos para la vida», así como mejorar su rendimiento

15 sep 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Sin libros de texto, con talleres de formación, docencia personalizada, música como alarma y aulas acristaladas y separadas por pizarras móviles interactivas, así ha arrancado el curso escolar para los 111 estudiantes -repartidos entre 1º de ESO y 1º de Bachillerato- y los 29 profesores del IES La Fresneda. Este nuevo centro académico de Siero será el abanderado de impartir en Asturias un sistema educativo cuyo principal objetivo es «formar a los alumnos para la vida, para los problemas del siglo XXI». Para ello, el Instituto seguirá el método BYOD (Bring Your Own Device), en el que el propio alumno utiliza como herramienta de trabajo un dispositivo electrónico. Un novedoso modelo de enseñanza  que ya se lleva a cabo en países europeos como Finlandia, Alemania o Inglaterra, además de en las principales ciudades españolas, y que servirá como precedente en la región.

Formación por ámbitos

«La educación se había quedado atrás y con la pandemia quedó más que demostrado. Sin embargo, este modelo educativo nos va a permitir adaptarnos a los tiempos y que así el alumnado salga preparado», asegura Isabel Rivera, directora del centro. Bajo esta premisa, la docente especifica que para cumplir con dichos objetivos pondrán a cabo tres líneas de actuación. Por un lado, se trabajará por ámbitos. «Las materias estarán agrupadas en cuatro grupos: sociolingüístico (lengua, idiomas, economía…); ciencias para la vida (biología, física y química, educación física…); cultural (plástica, religión, filosofía…) y científico-técnico (matemáticas y tecnología) para así poder dedicarnos exclusivamente a las competencias», detalla

En esta misma línea, Rivera resalta que «se trata de no solo darle tanta importancia a los conocimientos como en la formación tradicional sino a las capacidades del alumnado, que sepan aplicar bien esa teoría. Esos contenidos, por supuesto son necesarios, pero nos interesan las herramientas». Como ejemplo la directora pone las tablas de multiplicar. «Tienen que aprenderlas, pero también tienen que saber los problemas a los que se pueden enfrentar si usan las mismas».  Una oferta formativa que se complementa con la enseñanza bilingüe. Al menos, dos asignaturas -Biología y Educación Plástica Visual y Audiovisual-, podrán ser impartidas en inglés, y con dos modalidades de Bachillerato: Ciencias y Tecnología, y Humanidades y Ciencias Sociales. Además, la optativa de segundo idioma extranjero será el alemán.