Duplicar el tráfico de mercancías y millones de ahorro para viajeros, los planes del AVE para Asturias

L.O.

ASTURIAS

Vista del primer viaje de pruebas que recorre los 49 kilómetros que separan La Robla (León) y Campomanes (Asturias), el recorrido de la variante ferroviaria de Pajares, correspondiente a la futura Línea de Alta Velocidad León-Asturias y que incluye un túnel de 25 kilómetros que atraviesa la Cordillera Cantábrica
Vista del primer viaje de pruebas que recorre los 49 kilómetros que separan La Robla (León) y Campomanes (Asturias), el recorrido de la variante ferroviaria de Pajares, correspondiente a la futura Línea de Alta Velocidad León-Asturias y que incluye un túnel de 25 kilómetros que atraviesa la Cordillera Cantábrica EFE | J.Casares

Los estudios destacan una importante reducción de los costes en el tráfico a la meseta con los túneles que abrirán en 2023

21 sep 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El primer paso tangible, más allá de las promesas que se han ido deslavazando en los últimos 20 años, para la puesta en marcha definitiva de la alta velocidad ferroviaria en Asturias se dio ayer lunes con la primera prueba de seguridad de la Variante de Pajares en que permitió a la ministra de Transportes, Raquel Sánchez, cruzar por sus túneles de León a Campomanes y anunciar sus planes a corto plazo para la infraestructura ya desde la sede de Presidencia del Principado en Oviedo.

La alta velocidad, el singular Ave asturiano que llega hasta Pola de Lena, recogerá a sus primeros pasajeros de verdad en algún momento del primer trimestre de 2023. Las pruebas de seguridad se prolongarán junto al desarrollo de las obras pendientes por concluir a lo largo de todo el año 2022. Desde el Ministerio se asegura que así se acortarán todos los plazos posibles. En un inicio, antes del estallido de la pandemia, las previsiones apuntaban a que pasajeros y mercancías discurriera ya por los túneles a finales del año que viene pero el parón general no dejo incólume a una obra de esta magnitud y el pasado mes de marzo, La Voz de Asturias ya adelantaba la nueva demora.

¿Y qué pasará en el futuro? Gran parte de los debates se centra en el ahorro de tiempo para viajeros en un trayecto entre Asturias y Madrid, que se espera sea algo menos de tres horas (en realidad el AVE más lento del país) pero si esta infraestructura ha tardado tanto en completarse no sólo ha sido por los monumentales problemas geológicos que se ha topado sino también por el vaivén político que llevó a diseñar y rediseñar en varias ocasiones su configuración, desde el tipo de vía que tendría (finalmente una combinación de ancho ibérico y estándar) y también su uso (será para pasajeros y mercancías).