¿Cuándo nos podremos quitar la mascarilla en Asturias?

Carmen Liedo REDACCIÓN

ASTURIAS

Foto de archivo de una persona con mascarilla quirúrgica
Foto de archivo de una persona con mascarilla quirúrgica JOSE PARDO

Los expertos llaman a la cautela antes de retirar el elemento de protección poniendo el acento en que aún hay sectores de la población sin vacunar y en que debe consolidarse la tendencia de descenso de la incidencia

22 sep 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Asturias es la comunidad autónoma de España con los mejores datos de incidencia del Covid-19: los contagios que se han ido detectando en los últimos días están en el entorno de la veintena o por debajo, el número de ingresos hospitalarios es ínfimo y la tasa de positividad ronda el 1%. Estas cifras presumen que apenas está habiendo transmisión del coronavirus en la región y, por tanto, surge una pregunta: ¿cuándo nos podríamos quitar la mascarilla en Asturias y volver a la situación pre-pandemia?

Si bien es cierto que en el exterior ya se puede ir sin ella, siempre y cuando se vaya con convivientes o se mantenga una distancia de 1,5 metros con quienes no lo sean, en los interiores sigue siendo obligatorio su uso. Y en opinión de los expertos consultados por La Voz aún deberían mantenerse esos criterios por el momento ya que, a pesar de esa baja incidencia acumulada a 14 días, el llamamiento que hacen es a la cautela antes de retirar el elemento de protección. El acento lo ponen, unos en que aún hay sectores de población sin vacunar, y otros en que debe consolidarse la tendencia de descenso de la incidencia.

Pedro Arcos, epidemiólogo y recientemente nombrado asesor del grupo técnico de la OMS para emergencias sanitarias, manifiesta que para eliminar todas las restricciones y volver a la vida pre-pandemia tienen que darse una serie de condiciones: «que la incidencia esté por debajo de los 25 casos nuevos por cada 100.000 habitantes; que esa baja incidencia se consolide y se mantenga más de un mes; que el porcentaje de pruebas positivas se mantenga por debajo del 2%; y que no haya nuevas variantes circulando con riesgo de hacerse dominantes y además sean variantes que reduzcan la eficacia de la actuales vacunas», precisa el director de la Unidad de Investigación en Emergencias y Desastres de la Universidad de Oviedo, quien añade que «entonces se podrían eliminar todas las restricciones».