Por qué en Asturias cada vez hay más nidos vacíos de velutinas

Elena G. Bandera
E. G. Bandera REDACCION

ASTURIAS

MARCOS MÍGUEZ

«Es importante fijarse en si está activo o no antes de notificar su avistamiento», explican en el centro de control de la plaga

18 oct 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Hay dos momentos a lo largo del año en los que los avisos por avistamientos de nidos de avispa asiática, o Vespa velutina, se incrementan de manera considerable en Asturias. Uno de ellos tiene en lugar en agosto, coincidiendo con la afluencia de visitantes en las zonas rurales de la comunidad, y el otro justo ahora, cuando empiezan a caer las hojas de los árboles y quedan a la vista todos los nidos que están situados en los árboles. Nidos que suponen el 62% de los avisos que se gestionan desde el Centro de Control de Plagas y Especies Invasoras de La Mata, en Grado, en donde advierten de que una buena parte, sobre todo aquellos que están más visibles al verse incluso desde la carretera, están vacíos de velutinas porque su existencia ya había sido notificada con anterioridad y ya se ha actuado sobre ellos para eliminar la plaga.

«Es importante fijarse en que el nido esté activo antes de notificar su avistamiento y, para ello, basta con observar si tiene un tránsito continuo de avispas entrando y saliendo. Simplemente», recuerda Eloy Álvarez Ron, coordinador del centro de control de La Mata, en donde ya se han gestionado en lo que va de año casi 6.000 expedientes relacionados con los avistamientos de nidos de velutina. De ellos, varios cientos estaban inactivos.

«Antes eliminábamos muchos nidos con explosivos, con lo cual nadie los volvía a notificar, pero cada vez se están afinando más los métodos de exterminación, que son más sostenibles en cuanto a la cantidad de insecticida que se aplica y son más eficientes en cuanto a rendimiento. La colonia queda inactiva, ya no hay avispas pero el nido no se destruye. El contenedor se queda ahí y, aunque las avispas ya no podrían volver a recuperar el nido, su presencia sigue generando alarma y reiteración de llamadas», explica Álvarez Ron.